LA PARIDAD DE GÉNERO HACE QUE LOS EQUIPOS DE TRABAJO SEAN MÁS EXITOSOS

 Uno de los tópicos más instala­dos en la conversación sobre cuestiones de género es la brecha que existe en el mun­do laboral, que de a pequeños pasos se va revirtiendo. Para seguir avanzando, es importante que las organizaciones tomen cada vez más consciencia de que promover la paridad dentro de sus estructuras es el camino para construir una sociedad más justa y para confor­mar grupos de trabajo más eficientes.

Según un estudio realizado por el Mc­Kinsey Global Institute, impulsar la equidad entre hombres y mujeres ten­dría un impacto positivo enorme en la economía mundial y en consecuencia, en el desarrollo social. Cerrar la brecha de género se traduciría directamente en un aumento del 26% en el PIB glo­bal.

En lo que refiere a los ambientes labora­les, la diversidad es un verdadero plus. Es clave entender que los equipos se nutren de las diferentes visiones que cada uno de sus integrantes pueda aportar, en función de su propia experiencia y conocimiento, sin importar su género. He comprobado que cada vez que en una discusión con­vergen distintas ópticas salen conclusio­nes increíbles.

Investigadoras de la Universidad George Washington, realizaron un estudio acerca de la eficacia de los grupos de trabajo mix­tos. Con ese fin, reunieron a 300 estudian­tes de administración y los agruparon de forma aleatoria. Algunos equipos tenían mayoría de mujeres, otros, de hombres y otros contaban con la presencia de ambos en igual proporción. El principal hallazgo fue que los hombres que se encontraban en grupos con mayor representación fe­menina, tuvieron una experiencia más positiva que las mujeres en equipos ma­yoritariamente masculinos. Una explica­ción derivada de este resultado es que las mujeres tienden a estar más orientadas hacia las personas y mejor predispuestas a reforzar la colaboración e integración.

Desde mi experiencia, noto que las mu­jeres tienen en su esencia cosas especta­culares y diferentes. Poseen un sentido de responsabilidad innato y son capaces de conseguir grandes resultados. Veo que tienen acentuadas habilidades como el orden, la empatía y la claridad a la hora de comunicarse.

En Fortaleza, fomentamos la diversidad y si bien, impulsamos el crecimiento de todos nuestros colaboradores porque creemos en la igualdad, tenemos un com­promiso especial con las mujeres, debido a la inequidad aún existente en nuestra sociedad. Los cargos de nuestro plantel de conducción están distribuidos equita­tivamente y entre las personas relaciona­das de manera directa hay una mayoría femenina. Hemos dado oportunidades a grandes mujeres, fuertes y con iniciativa, que no nos han defraudado. Las que tie­nen áreas de la empresa bajo su dirección son dueñas de un liderazgo admirable.

Creo que son cada vez más las organiza­ciones, tanto del sector público como del privado, que comparten nuestra visión de fomentar la equidad, un tema que hoy está sobre la mesa. El género, en de­finitiva, no es lo que debe diferenciar a un profesional, sino su talento, formación y experiencia. Tanto hombres como muje­res debemos seguir levantando la voz y unir esfuerzos, para generar un verdade­ro cambio y que pronto las personas, sin distinciones de género, podamos tener igualdad de oportunidades en todos los ámbitos.

También podría gustarte Más del autor