Las grandes ‘telecos’ se alían con Google para plantar cara a WhatsApp

Diario Expansión, España

Google y los operadores de telecomunicaciones han enterrado, por ahora,
el hacha de guerra. El gigante de las búsquedas y las telecos colaborarán para
desarrollar un nuevo sistema de mensajería instantánea basado en la tecnología
de las telecos y con el apoyo en márketing y distribución de Google. Con el
nuevo sistema, los clientes podrán chatear, compartir fotos en alta resolución
o intercambiar documentos adjuntándolos como en un correo electrónico.

 

Google, la bestia negra de las telecos, la que ha motivado tantas
denuncias por parte de los operadores en cuanto a la necesidad de que la
regulación sea igual para todos, se convierte ahora en un aliado inesperado, en
una nueva demostración del axioma que dice que el enemigo de mi enemigo es mi
amigo.

 

La raíz de la alianza que ayer se anunció por parte de la GSMA, la
patronal de los operadores de telecomunicaciones, es que Google ha visto con
preocupación cómo Facebook se ha ido convirtiendo en un formidable competidor
en el mercado de la publicidad en el móvil. Además, la presencia de la empresa
de Zuckerberg en el mercado de la mensajería es abrumadora, no sólo a través de
Messenger, el sistema de mensajería de Facebook, sino sobre todo a través de
WhatsApp, la compañía que adquirió en octubre de 2014 por 21.800 millones de
dólares.

WhatsApp anunció recientemente que había superado los mil millones de
usuarios en todo el mundo. Y los intentos de Google por competir con Facebook
en su terreno, ya sea en la red social o en mensajería, no han dado resultado.
Así que la compañía del buscador se ha aliado con las telecos para resucitar
una tecnología que las telecos habían desarrollado pero que no había tenido
éxito comercial.

 

APLICACIONES

 

Se trata de RCS o Rich Communications Suite (conjunto de comunicaciones
enriquecidas), un paquete de aplicaciones que permitían usar desde los móviles
muchas de las aplicaciones que posteriormente ha ido implantando WhatsApp y
otros sistemas similares de mensajería instantánea como Line, Telegram o
weChat.

 

Este desarrollo, que las telecos quisieron comercializar con la marca
Joyn, se inició en 2008, pero el larguísimo tiempo para conseguir que fuera un
estándar interoperable -es decir, que pudieran usarlo todas las telecos aunque
fuera entre usuarios de diferentes operadoras y en países distintos-, junto con
el poco compromiso por parte de los operadores por impulsarlo a la vez, fue el
germen de su fracaso. WhatsApp y sus rivales fueron ganando tracción y base de
clientes y ya no han podido ser desalojados.

 

Ahora, la alianza con Google, que quiere disponer de un arma
antiFacebook, concede a las telecos y a su arrinconado sistema Joyn una segunda
juventud gracias a un aliado formidable: Android. El sistema operativo móvil
que Google desarrolló y lanzó en 2008 para acaparar el mercado de las búsquedas
en móviles ha tenido un desarrollo espectacular y está presente en el 85% de
los smartphones vendidos en todo el mundo.

 

En septiembre de 2015, el consejero delegado de Google, Sundar Pichai,
anunció que Android había rebasado los 1.400 millones de usuarios activos.
Google desarrollará una aplicación, que podrán incorporar todos los móviles
Android que se vendan en el futuro, que permitirán usar las funciones de RCS.

 


Al pacto se han sumado ya la mayor parte de las grandes operadoras
multinacionales, entre ellas, Vodafone y Orange. Telefónica no está, de
momento, entre los firmantes iniciales, al igual que AT&T, aunque puede
unirse más adelante. El nuevo sistema utiliza funciones internas de las redes
de los operadores, por lo que sería más fiable que WhatsApp, ya que no se trata
de una aplicación que corre sobre Internet. De esa forma, y al igual que con
los SMS, no hace falta contar con acceso a Internet para que funcione, es más
seguro al ser más difícil de interceptar y no depende de si el tráfico de
Internet está saturado.

También podría gustarte Más del autor