Los buenos hábitos financieros también son cuestión de juegos

EL APRENDIZAJE SE DEBE DAR DESDE LA NIÑEZ

Las finanzas, los cálculos y números suelen ser co­sas que por lo general no se encuentran en la lista de juegos de un niño.

Es ahí donde los padres nos equivocamos; los niños deben aprender acerca de las finanzas, co­nocerlas y manejarlas co­rrectamente; esto no debe ser teórico o tedioso sino todo lo contrario… como cualquier otra actividad, se puede aprender de ma­nera didáctica y divertida.

Una buena educación fi­nanciera consiste en en­señar conceptos, lenguaje, productos financieros y estrategias útiles, con la finalidad de desarrollar las habilidades que se requieren en la toma de buenas decisiones, cons­truyendo, así, el camino del éxito en las finanzas.

ENSEÑAR

Claro, no se trata de abru­marlos con conceptos, nú­meros y términos que les resulten aburridos, por el contrario, hay que abor­dar esos temas de forma casual y enseñarles con el ejemplo. De nada sirve hablar de finanzas y de la necesidad de construir y cuidar el patrimonio, si se actúa de manera contraria no controlando las deudas y realizando gastos super­ficiales, no planeados.

Para iniciar la educación financiera desde tempra­no, se puede empezar por metas de ahorro más ge­nerales y demostrar que el dinero debe cuidarse y no desperdiciarse o gastarse en lo primero que se de­sea, remarca el sitio web educacionfinanciera.com.

DIDÁCTICO

Existen libros adaptados a cada edad, para expli­carles la administración del dinero. Busca alguno donde el niño pueda iden­tificarse fácilmente con la historia o con el perso­naje. Para ellos será más fácil asimilarlo de esta manera.

También hay juegos di­dácticos que contribuyen a desarrollar las capacida­des de evaluación y deci­sión. Los juegos de mesa donde se utiliza dinero ficticio también pueden ayudarlos a comprender la relación de cuánto tienen y qué pueden lograr con esa cantidad.

Recuerda que los niños aprenden de forma sen­cilla, divertida y prác­tica. Usa términos que comprendan fácilmente y dales ejemplos de cómo lo pueden aplicar los co­nocimientos en la vida real.

Cómo enseñar a administrar los primeros ingresos

1- Entrega una cantidad periódica.
2- Motiva el ahorro.
3- Recuerda el aprovechamiento
de los recursos.
4- Enséñalo a compartir.
5- Lleven un registro de ingresos
y gastos.
6- Compras bien pensadas.
7- Ofrece herramientas financieras.
8- Cuentas de ahorro para niños y tarjetas de crédito.

También podría gustarte Más del autor