Los buscadores

Stephanie Hoeckle

Directora Oui Oui

[email protected]

El título de la exitosa película nacional de Tana Schémbori y Juan Carlos Maneglia que los paraguayos aplaudimos con gusto en el cine, me llevó a pensar en lo desafiante que debería ser para una empresa el proceso de selección de su personal. Dicen que el 90% de los problemas que tienen las organizaciones está relacionado con el modo de ser de las personas que allí trabajan. De manera que elegir a los colaboradores que van a ayudar a marcar el presente y el futuro de una firma es como hallar un tesoro, la mismísima plata yvyguy que con tanto afán intentan encontrar en el filme Los buscadores.

¿Qué tipo de colaboradora o colaborador es considerado un tesoro en este momento? Si bien, cada empresa busca determinadas habilidades, formación y valores según su política y el perfil específico que esté buscando, hay cualidades que se aprecian más allá de los puestos y que hoy adquieren preponderancia por los cambios que experimenta el mercado. Otras virtudes, sin embargo, se mantienen por ser esenciales. Repasemos juntos algunas instrucciones del mapa que hoy trazan muchos de los buscadores de talentos.

Dar un paso hacia el compromiso

Las empresas intentan tener entre sus colaboradores no solo a gente capaz y talentosa, sino a aquellos que estén en sintonía con los objetivos corporativos. Podemos ostentar el mejor currículo y ser excelentes profesionales, pero si no compartimos el plan estratégico de la firma en la que queremos trabajar, es probable que no estemos a gusto y que nos vayamos pronto. Por eso es clave creer en el proyecto que nos proponen y saber que con nuestra ayuda se podrá ejecutar. Un empleado comprometido siente que es parte de algo grande y eso lo realiza.

Avanzar hasta las competencias digitales

En un mundo cada vez más digitalizado, es claro que aquellos con habilidades digitales tendrán mayores oportunidades laborales. Según un reciente informe de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), la mitad de las empresas de la región no encuentra trabajadores con las cualidades que necesitan, en especial personas con un perfil digital. Trabajar en red, poseer destrezas para el telemarketing, e-commerce y el servicio al cliente online, así como poder negociar de forma virtual, son destrezas muy apreciadas.

 Doblar hacia el trabajo en equipo

“Dos son mejor que uno, porque sacan más provecho de sus afanes. Si uno de ellos se tropieza, el otro se levanta”, dice desde ataño la Biblia. Todos somos conscientes de que trabajar en equipo arroja mayores resultados, pero representa un gran reto porque nos cuesta mucho hacerlo. Mostrar flexibilidad, saber escuchar, negociar, aceptar críticas, ser proactivo y respetuoso de las ideas ajenas son algunas de las habilidades que deben tener las personas dispuestas a trabajar en equipo, una cualidad muy bien vista en la actualidad.

Dirigirse a la resiliencia

¿Podemos sobreponernos a los contratiempos? ¿Cómo reaccionamos a una crítica, un fracaso o un error laboral? ¿Soportamos trabajar con presión? Las empresas insisten en la necesidad de contar con trabajadores resilientes, es decir, aquellos que tengan la capacidad de reponerse o de enfrentar un momento difícil. Estas personas se caracterizan por ser optimistas. Además, conservan la calma, no se dan por vencidas y se muestran confiadas en sí mismas. Y lo mejor de todo es que se trata de una habilidad que puede ser cultivada mediante la práctica.

Cruzar hacia el liderazgo positivo

Antes se buscaban jefes, hoy las compañías quieren líderes positivos que sean capaces de gestionar los talentos de los equipos con los que trabajan, inculcando el compromiso y el entuasiasmo en un ambiente laboral confiable y logrando resultados para la empresa. ¿Todos podemos ser líderes? Los expertos aseguran que sí, que liderar, es ante todo, una decisión. Solo se necesita tener voluntad y acceder a herramientas que nos ayuden a desarrollar cualidades de líderes.

Escalar la ética

La ética profesional es una de las características más importantes para los empleadores. En la medida que un colaborador sea honesto, confiable, responsable y respetuoso de las normas y los valores de una empresa, mayores posibilidades tendrá de crecer laboralmente. Por el contrario, el desempeño de una persona corrupta, deshonesta o acosadora no sólo afectará las metas corporativas, sino también el clima laboral. Los empleados tienen que poder convivir con los valores que sostienen a una compañía, que son sus pilares.

Seguir hasta la formación contínua

Todo cambia de manera rápida. Adaptarse a nuevas condiciones y escenarios nos obliga a renovar conocimientos y habilidades de manera permanente. El sector productivo ve con buenos ojos a aquellas personas predispuestas a mantenerse actualizadas. La formación continua del plantel aumenta el rendimiento de una empresa y mejora la competitividad de sus miembros. Por lo que si tenemos la oportunidad de aprender un idioma o hacer un curso extra lograremos una mejor ubicación en el mapa cada vez más complejo del mercado laboral.

 

 

También podría gustarte Más del autor