Los Duty Free y su impacto en las ciudades fronterizas

Es de esperar que cuando se implementen efectivamente los free shops en las ciudades gemelas del lado brasilero, disminuya aún más la cantidad de turistas que deseen realizar compras en las ciudades fronterizas del lado paraguayo debido a los mayores incentivos que tendrían para realizar sus compras en el lado brasileño.

MCS
Grupo Consultor

Las ciudades fronterizas paragua­yas se encuentran ante una situa­ción que cambiaría el esquema del comercio fronterizo entre Pa­raguay y Brasil, cada vez está más cercana la apertura de tiendas “Duty Free” en las ciudades fronterizas del país vecino, sin embargo, la dificultad para dimensionar las implicancias de la aplicación de este régimen en la economía paraguaya no permite aún a las autoridades contrarres­tar sus posibles efectos.

A continuación, describiremos los aspec­tos principales de esta regulación y su relevancia para nuestro país.

LOS FREE SHOPS EN EL CONTEXTO DE LA LEY BRASILEÑA
Con la publicación de la Ley brasileña N° 12.723/2012 que autoriza la instalación de free shops en municipios de la franja fronteriza que formen parte de ciudades gemelas y la reciente publicación de la instrucción normativa Nº 1.799 que la re­glamenta, se ha dado un toque de alerta a los empresarios de las ciudades fronte­rizas con Brasil.

Comúnmente, la presencia de los “duty free” o “free shops” se suele asociar con áreas de embarque o desembarque de puer­tos o aeropuertos internacionales. En este contexto, los términos free shops, tiendas francas o tiendas libres de impuestos, son sinónimos; estos términos en el contexto de la Ley se refieren a establecimientos comer­ciales que, al estar instalados en las líneas de tránsito internacional, o dentro de un área fronteriza especial, utilizan mecanismos aprobados de exención de tasas. Brasil iden­tifica a la franja de frontera como una región estratégica y económica para el Estado, estableciendo un ancho de 150 kilómetros; en Paraguay, la franja de frontera es de 50 kilómetros.

El otro término muy utilizado en el contexto de esta Ley son las “ciudades gemelas”. Se­gún Prado (2014), estos son espacios locali­zados en la franja fronteriza con dinámicas sociales propias, generalmente ligadas a redes o foros de articulación regional o inter­nacional que, de modo general, amplían su capacidad institucional y de relacionamien­to con otros actores.

Para los brasileros, las ciudades geme­las son consideradas por su posición estratégica en el tránsito internacional como oportunidad para el desarrollo turístico y de flujos comerciales.

Entre Brasil y Paraguay existen 8 ciudades gemelas, siendo las principales: a) Ciudad del Este – Foz de Yguazú, estas tienen una población conjunta aproximada de más de 571 mil habitantes; b) Pedro Juan Caballero – Punta Porá, con aproximadamente 208 mil habitantes en conjunto y; c) Salto del Guaira – Guaíra que conjuntamente tienen 68 mil habitantes. Por lo tanto, las ciudades gemelas citadas aglutinan más de 849 mil personas.

Cabe destacar que ciudades gemelas tienen similitudes en cuanto a la actividad econó­mica que se realiza en ellas: a) más del 50% de la población ocupada en estas ciudades depende directamente de la actividad co­mercial; b) la alta dependencia de las fluc­tuaciones del dólar debido a que los produc­tos generalmente comercializados en estas ciudades son bienes importados de origen asiático y; c) la alta informalidad existente.

PRINCIPAL CUESTIONAMIENTO A LOS FREE SHOPS
La experiencia de Uruguay en la aplicación de los “Free Shops” es diferente a la que Brasil quiere aplicar. En el país oriental, los “duty free” son emprendimientos destina­dos para la comercialización de bienes a turistas extranjeros, formulándose así una política de promoción económica para las zonas fronterizas, atrayendo nuevas in­versiones y generando nuevas fuentes de empleo.

Sin embargo, en Brasil, estos estable­cimientos tienen una doble intención: a) Atraer inversiones, aumentar el flujo comercial y el empleo en los municipios fronterizos y; b) Desincentivar que los bra­sileros crucen la frontera hacia Paraguay, Argentina o Uruguay para realizar turismo de compra.

EFECTOS EN LAS VENTAS Y EL TURISMO EN LAS CIUDADES FRONTERIZAS PARAGUAYAS
Según la Dirección Nacional de Migraciones de Paraguay, hasta mayo de 2018, la canti­dad de turistas que ingresaron por Ciudad del Este se ha reducido en 27% comparati­vamente al mismo periodo del 2017.

Esto se debió a dos factores: a) A los rigu­rosos controles que realiza el vecino país que, a través del operativo denominado “Esfuerzo Integrado”, moviliza a una gran cantidad de efectivos policiales y milita­res y tiene como objetivo aumentar los controles en las fronteras para reducir la expansión de grupos criminales y; b) El fortalecimiento del dólar a nivel interna­cional, que reduce el poder adquisitivo de los brasileros provocando que estos no se sientan tan motivados a cruzar la frontera para realizar compras en el lado paragua­yo.

Ante estos dos factores, se redujo en más de 20 mil personas el turismo de compras con entrada por Ciudad del Este, esto repercutió en la disminución de las ventas en las ciudades fronteri­zas paraguayas.

Por lo tanto, es de esperar que cuando se implementen efectivamente los free shops en las ciudades gemelas del lado brasilero, disminuya aún más la cantidad de turistas que deseen realizar compras en las ciuda­des fronterizas del lado paraguayo debido a los mayores incentivos que tendrían para realizar sus compras en el lado brasileño.

La implementación de los free shops en Brasil es inminente, por lo tanto, urge en­frentar esta situación con medidas creati­vas e innovadoras que aumenten la compe­titividad de Paraguay con respecto a Brasil, esto se debería combinar con incentivos para realizar turismo en Paraguay, no sólo el clásico turismo de compra sino el turis­mo que fomente el desarrollo de nuevos sectores económicos.

También podría gustarte Más del autor