Los inversionistas buscan seguridad jurídica

Andrea Valenzuela
[email protected]

Decidió buscar mercado en un destino un tanto más caluroso para sem­brar el servicio de las máquinas de café. Matías Ordeix director CEO de Cafepar- la empresa más grande en Paraguay de distribución de máquinas de café-, comenta para 5días su larga carrera en la industria y su desem­peño en diferentes fren­tes, como en el ámbito de la Cámara de Comercio Paraguay-Uruguay, de la cual es presidente.

RESPONSABILIDAD

Luego de 16 años en la industria, con una imagen consolidada y comprome­tida, Cafepar usa mucho tiempo, dedicación y re­cursos en su responsabi­lidad social, creando pro­yectos que ayudan a sus colaboradores internos y a la sociedad en general.

La visión de la empresa ha evolucionado comen­taba el CEO y explicó que no hay empresas exitosas en sociedades fracasadas de esta manera es nece­sario que las compañías contribuyan con la socie­dad.

COMPROMISO

Han implementado el trabajo social como un compromiso empresa­rial, buscando así ser una empresa líder en susten­tabilidad y cooperación, marcando de esta manera la diferencia y sirviendo de pauta para las demás empresas.

Pacto global

Matías Ordeix es hace 20 días pre­sidente del movi­miento -de manera voluntaria-, en el cual las empresas y organizaciones se comprometen a alinear sus estrate­gias y operaciones con 10 principios universalmen­te aceptados dere­chos humanos, de­rechos laborales, medio ambiente y anticorrupción.

No hay empresas exitosas en sociedades fracasadas de esta manera es necesario que las compañías contribuyan con la sociedad.

Han implementado el trabajo social como un compromiso empresarial, buscando así ser una empresa líder.

-¿Cómo fue para incur­sionar en el mercado de café en Paraguay?

Yo ya era cafetero an­tes de venir a Paraguay, trabajaba con la marca Nestlé de Uruguay, donde conocí a mi socio actual y él me propuso venir al Pa­raguay e incursionar en la distribución de máquinas de café; y muchos eran pesimistas con el he­cho de traer un producto como el café, ya que es un país muy caluroso, pero de igual manera se dio; en Paraguay se toma café en las oficinas todo el tiempo y casi no tenemos bajas en ninguna temporada.

–¿Cómo ven la competen­cia por el lado de las cafe­terías?

En realidad no lo vemos como una competencia, más bien como colegas de mercado y no nos afecta ya que nos dedicamos a un rubro diferente; nosotros no operamos cafeterías, nosotros proveemos má­quinas para oficinas.

–¿Qué es lo que falta, se­gún usted, para que más empresas uruguayas ven­gan a Paraguay?

El miedo principal del inversionista uruguayo después de que conoce el país es que tiene cierto miedo a la seguridad ju­rídica, tienen miedo a los repentinos cambios de re­gla, por un lado Paraguay macroeconómicamente está bien en sus números, se manejan bien, pero uno de los grandes defectos que aún tiene es que la justicia es bastante co­rrupta.

Si uno analiza cuál es una de las entidades más creí­bles, creo que la justicia está en el peor lugar, y es como un cuello de botella. Uno puede venir a insta­larse aquí, pero luego tie­ne algún pleito legal y no sabe si va a ganar y más aun conociendo los siste­mas.

-¿Cómo ve la influencia del ámbito político en la economía?

A Paraguay le hacen fal­ta políticas, pero tiene una muy buena que es la política económica, ya que la política económi­ca en los 15 últimos años ha sido casi la misma. Y la demostración son los números de que el país ha crecido.

Sin embargo, los sucesos del último marzo-abril han hecho que la imagen devuelta baje en credibi­lidad justo cuando venía­mos en crecimiento.

También se ve a la se­guridad jurídica que está atado al capricho del legislador; no hay una separación de poderes que den criterios inde­pendientes a cada uno y eso también le preocupa al inversionista finalizo el CEO.

También podría gustarte Más del autor