Los jefes tecnológicos deberían comportarse más como los CEOs

Las organizaciones comparan el rendimiento del CIO moderno con las empresas "Fang"

Según Craig Wishart, jefe de tecnología o CIO (Chief Information Officer) de KPMG Australia, red global de firmas que ofrece servicios de auditoría y asesoramiento, sus colegas necesitan empezar a ejecutar las Tecnologías de la Información (TI) como un servicio de negocios y que el uso de Sistemas, Aplicaciones y Productos para el procesamiento de datos (SAP) es obsoleto.

OBJETIVOS CLAROS
El portal SearchDataCenter cita en una publicación parte del discurso de Wishart durante la conferencia CIO Edge en Sydney, donde menciona que los jefes tecnológicos (CIOs) deben actuar más como Director Ejecutivo (CEO), evitando los términos técnicos o muy específicos, los cuales son ajenos a muchos personales.
Por el contrario, tienen que establecer objetivos claros, ya que están siendo posicionados en un estándar más elevado establecido por los grandes generadores de cambio en la industria, como lo son Netflix, Google y Amazon. El experto mencionó que aparecen estos nuevos parámetros basados en la manera en que un CIO ofrece servicios de negocios. Muchas veces las organizaciones comparan al CIO moderno en su rendimiento contra las empresas “FANG”.

FANG
El acrónimo Fang hace referencia específica a cuatro empresas: Facebook, Amazon, Netflix y Google, que se han convertido en el foco de atención por los increíbles rendimientos de sus acciones durante los primeros meses del año, liderando el mundo financiero.

MÁS COMO UN CEO
Para que las operaciones de un director tecnológico sean más productivas y cumplan con los estándares del siglo XXI, necesitan empezar a desempeñar sus labores mucho más como lo harían los CEOs.
La forma en que conoce el negocio y el nivel de manejo de los números de su empresa encierra la importancia de la cuestión. Todo esto forma parte de los grandes y constantes cambios en la operación empresarial.

DIFICULTAD
Cuando existe una sobreabundancia de innovadores técnicos que son difíciles de dirigir, los jefes tecnológicos deben arriesgarse y colocar apuestas a corto plazo en quién y qué tecnologías van a servir para el negocio. Wishart hace alusión en detrimento del argumento de la gestión tecnológica, apuntando que no es necesario en lo absoluto un vocabulario tan complicado que confunde y dificulta la asimilación de las ideas. Se debe tener un lenguaje claro con objetivos específicos en la tecnología de negocios.

Los jefes tecnológicos (CIOs) deben actuar más como Director Ejecutivo (CEO), evitando términos técnicos ajenos al personal.

También podría gustarte Más del autor