Macri decide tomar medidas kirchneristas

Argentina

El Cronista
Argentina

 

Si el lema de Mauricio Macri hace cuatro meses era “lo peor ya pasó”, el nuevo mensaje parece ser “lo peor está por venir”. Al menos esa es la sensación que transmiten los funcionarios, tanto en sus declaraciones como en sus medidas.

Por lo pronto, las señales de la economía marcan el inicio de una fase recesiva. El EMAE –indicador que mide la actividad mensual- marcó en abril un retroceso de 0,9% después de 13 meses de crecimiento consecutivo, dando por enterrada la fase de los “brotes verdes”.

Y aunque es cierto que el dato de abril estuvo impactado por el efecto de la sequía en la producción agrícola, nada hace pensar que se trate de un fenómeno pasajero. Más bien al contrario, tanto los economistas independientes como los propios funcionarios están admitiendo que vendrá un período de estancamiento que podría durar todo el segundo semestre.

También marcan números negativos las estimaciones de producción industrial y de actividad comercial, mientras se siguen enfriando algunos de los motores que tuvo la economía en el arranque del macrismo, como el otorgamiento de crédito hipotecario. En mayo, la demanda de cemento cayó 4,4%, en lo que constituye la primera caída después de 15 meses de crecimiento.

El panorama negativo se completa con la inflación que no da tregua: se prevé que el índice de junio podrá ser aun peor que el de mayo porque recién ahora se verá reflejado en su plenitud el fenómeno del “contagio” del dólar a los precios.

Con el riesgo país ya arañando los 600 puntos básicos, y con un mercado accionario que sufrió un histórico desplome, cuesta creer que hace apenas dos semanas que el país estaba festejando el haber recibido la promoción a “mercado emergente” y se ilusionaba con una lluvia de inversiones.

Acudiendo a medidas archivadas

Ya no se escuchan discursos con las tradicionales promesas de despegue económico sobre la base de una estabilización económica y una mejora en la infraestructura. Más bien, ahora la gestión tiene como prioridad el anuncio de medidas de emergencia, con el objetivo de atenuar el impacto de la recesión.

Y en ese objetivo, no muestra pudor en acudir a medidas que pueden calificarse ya no de heterodoxas, sino que directamente traen reminiscencias del kirchnerismo.

También podría gustarte Más del autor