Macri intenta tomar las riendas de una moneda que se le escapa

Bloomberg

 

Argentina, afectada por la agitación que experimentan los mercados emergentes, adoptó fuertes medidas. Después de que el Banco Central subiera las tasas de interés y anunciara planes para eliminar la deuda a corto plazo, el gobierno divulgó medidas para aumentar los ingresos fiscales.

El gobierno planea congelar reducciones y reintegros de impuestos para ahorrar aproximadamente US$ 2.000 millones en los próximos dos años, informó el Ministerio de Hacienda. Los inversores aplaudieron las medidas y el peso argentino se apreció 2,1 % en la apertura de los mercados en Buenos Aires.

La agresiva reacción de las autoridades argentinas se produjo después de que el peso se debilitara a un mínimo histórico el lunes por la mañana, afectado por las preocupaciones a nivel global de que los problemas de Turquía podrían replicarse en otros mercados emergentes. A pesar de las diferencias geopolíticas, Turquía y Argentina tienen grandes déficits fiscales y de cuenta corriente.

Las últimas medidas están destinadas a garantizar que Argentina reduzca el gasto público lo suficientemente rápido como para cumplir con las metas acordadas en virtud de un acuerdo crediticio con el FMI.

El banco central subió su tasa de interés de referencia en 5 puntos porcentuales al 45%, que la sitúa como la más alta del mundo, además de anunciar planes para eliminar su deuda a corto plazo en diciembre y vender US$500 millones para fortalecer el peso.

El martes, el gobierno anunció que suspenderá la baja prevista en la alícuota de exportación de los envíos de harina y aceite de soja durante 6 meses. Un impuesto separado a la exportación de los granos de soja, el principal producto básico de Argentina, continuará cayendo al ritmo programado.

También podría gustarte Más del autor