Maíz castigado por la ausencia de lluvias

La producción en ambos países será clave

El Observador – Uruguay
Lo que suceda en Brasil y Paraguay será clave para recomponer la oferta. La falta de lluvias que castigó la producción de maíz en Argentina y también en Uruguay ahora podría complicar la oferta de la segunda zafra en Brasil y Paraguay que entra en la segunda mitad del año.
Lo que suceda con la producción en ambos países será clave para recomponer la oferta en un mercado signado por valores muy firmes para el cereal.

En el caso de Uruguay se ve con expectativa especialmente lo que suceda en Paraguay, que es el principal origen para las importaciones de maíz.

La zafra 2017/18 para el maíz arrojó una producción para grano comercial en Argentina en torno a 30-32 millones de toneladas, contra los 39 millones del ciclo anterior, debido al déficit de lluvias que castigó a los rendimientos de los cultivos.

Con este escenario, los valores regionales se afirmaron teniendo en cuenta que también para Brasil se preveía un moderado descenso en la producción durante la zafra 2017/18, luego del récord obtenido durante la campaña del ciclo anterior.

En ese país el mayor porcentaje de maíz se cosecha en el invierno. A pesar de ser la principal cosecha, se le llama zafriña. Y lo mismo sucede en Paraguay.

En las últimas semanas el mercado comenzó a destacar la falta de precipitaciones en las principales regiones productoras de maíz zafriña, tanto en Brasil como en Paraguay.

Especialmente en Paraná y Mato Grosso do Sul no se han dado precipitaciones desde fines de marzo y no se esperan lluvias relevantes.

En Paraná –segundo estado productor en el vecino país– a la falta de lluvias se suman las amenazas de heladas, con parte del área sembrada por fuera de la ventana óptima.

La estatal Compañía Nacional de Abastecimiento prevé una producción de maíz de 88,62 millones de toneladas, contra los 97,8 millones del récord de la campaña 2016/17.

En ese país ya hay analistas que advierten sobre un ajuste a la baja en la estimación de rendimiento y cosecha para el cereal.

También podría gustarte Más del autor