México gira a la izquierda en unas elecciones manchadas de sangre

El Economista
México

 

Andrés Manuel López Obrador se convertirá a partir del 1 de diciembre en el presidente número 65 de México desde que este país existe como nación independiente. La victoria será oficial cuando el Instituto Nacional Electoral (INE) confirme los números de conteos rápidos y encuestas de salida que desde media jornada del domingo ya otorgaban la victoria en la elección presidencial al político tabasqueño, con la mitad de los votos emitidos hoy por los mexicanos.

A las 20:00 horas locales y según la encuesta de salida de Consulta Mitofsky, López Obrador aventajaba a sus rivales en un rango de entre 43% y 49% de los votos, contra un rango de entre 23% y 27% del panista Ricardo Anaya Cortés, y el 22% y 26% del candidato oficialista José Antonio Meade. El independiente Jaime Rodríguez, El Bronco, según la encuesta de Mitofsky para Televisa, obtuvo entre 3% y 5% de los votos.

Fue la elección con mayor votación para un candidato en la historia de México, ya que en 2012 Enrique Peña Nieto ganó con el 38.20% de los votos y Vicente Fox con 42.52% y Felipe Calderón con 36.89% de los sufragios en el año 2000 y 2006.

En conferencia de prensa en el CEN del PRI, el candidato José Antonio Meade aceptó la derrota y declaró a Andrés Manuel López Obrador como el gran ganador. “Reconozco que las tendencias del voto no nos favorecen. (…) Le deseo a Andrés Manuel López Obrador la mejor de las suertes”.

El triunfo de López Obrador, contendiente ya en dos ocasiones anteriores por la Presidencia mexicana, rompe con el bipartidismo que durante 18 años gobernó el México moderno, con dos gobiernos del PAN de la mano de Vicente Fox y Felipe Calderón, y del PRI con Enrique Peña Nieto al frente, que ahora entregará el poder a quien fuera su adversario en la campaña del 2012, cuando AMLO y la coalición PRD-PT-Movimiento Ciudadano quedaron segundos.

Son varios los factores que en este tercer intento hicieron posible el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la carrera por Los Pinos: dos candidatos del PRI y de la extraña combinación derecha-izquierda PAN-PRD que desde el inicio de las campañas poco conectaron con los electores; también por el hartazgo de millones de mexicanos a vivir en un ambiente con altos índices de corrupción e inseguridad en las calles, pues un 76% de los adultos de 18 años hacia arriba considera en 2018 como insegura a la ciudad donde habita y Ricardo Anaya y José Antonio Meade, de las coaliciones Por México al Frente y Todos por México, propusieron redefinir la estrategia de combate al crimen organizado.

También podría gustarte Más del autor