NiNis: 30 millones de jóvenes latinoamericanos

MCs grupo consultor

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas expresa en resumen que toda persona tiene derecho al trabajo, a la educación y a un nivel de vida adecuado que asegure su salud y bienestar, en especial alimentación, vestido, vivienda, asistencia médica y servicios sociales; pero muchos jóvenes en la región no pueden ver cumplido este derecho.
Una problemática importante que aqueja a toda Latinoamérica, y que impide que los jóvenes accedan a la totalidad de sus derechos, son los NiNis: jóvenes que no tienen empleo, no estudian ni reciben capacitación.
Estos jóvenes NiNis que “ni estudian, ni trabajan” constituyen un grupo de la población que no alcanza a ser cubierto en sus necesidades básicas y que representa un grupo de riesgo pues la deserción escolar y los empleos precarios no les permiten mejorar su condición de vida.
¿CUÁLES SON LOS RIESGOS DE ESTA SITUACIÓN?
Existen varias razones por las que debemos prestar atención especial a los NiNis:
• La situación de los NiNis propicia la transmisión intergeneracional de la desigualdad ya que experimentan dificultades en la movilidad social y reducción de pobreza. Especialmente porque las mujeres son las más afectadas por esta situación, culturalmente son las encargadas del hogar y el cuidado de los hijos, y en una proporción importante asumen la jefatura del hogar, en demasiados casos no logran evitar que sus hijos repliquen su situación.
• Según varios estudios, existen conexiones entre aumento de delincuencia, drogas y el aumento de una población NiNi.
• Con la existencia de NiNis no se aprovecha la transición demográfica por la que países como Paraguay están pasando. Se debe formar a los jóvenes para que cuando estén en su etapa activa tengan una oportunidad en el mercado laboral para beneficio de ellos y de toda la sociedad.
• Que una alta proporción de jóvenes en edad laboral no esté trabajando representa un costo económico para el país y la región.
Varios estudios explican el perfil y la problemática de los NiNis en el continente, uno de ellos es el Informe Perspectivas Económicas de América Latina 2017 elaborada por la OCDE, Cepal y CAF. Según este estudio, existen casi 30 millones de jóvenes entre 15 y 29 años que no tienen empleo, no estudian ni reciben capacitación.


Siguiendo el mismo informe, en el 2004 en Paraguay existían 21,1% de jóvenes NiNis y al 2014 disminuyó a 17,2%. Aunque esto es positivo y Paraguay se mantiene entre los países de América Latina y el Caribe (ALC) con las menores tasas de jóvenes que no tienen empleo, no estudian, ni reciben capacitación situándose por debajo del promedio regional que es del 20% en la región de ALC, su tasa de NiNis está por encima de 15% registrado en el conjunto de países de la OCDE – Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y sigue siendo preocupante.
Analizando la distribución de NiNis por estatus económico en Paraguay, las proporciones de los mismos que se encuentran en situación de pobreza y vulnerabilidad son más altas. El 32,2% de los NiNis se encuentran en pobreza extrema, el 27,9% en pobreza moderada, 19,7% son vulnerables y solo el 9,9% pertenece a la clase media. Estos porcentajes indican que la situación de pobreza expone a más jóvenes a pertenecer al grupo de los NiNis, situación que con alta probabilidad será posteriormente replicada por sus hijos.
PERFILES DE LOS NINIS: PRONUNCIADA BRECHA DE GÉNERO
A la ya de por sí importante desigualdad que genera la problemática “Nini” tanto en la región como en el país, se suma el hecho que las diferencias entre hombres y mujeres profundizan la situación.
El perfil del hombre Nini comprende deserción escolar temprana para incorporarse al mercado laboral, a esto le sigue un probable desempleo y una nueva difícil búsqueda de oportunidades por falta de las competencias necesarias. Los Ninis varones terminan cuando más adultos en trabajos informales, no estables y temporales. La mayoría nunca vuelven a estudiar.
Sin embargo, según los datos del estudio citado anteriormente, el perfil mayoritario de un Nini en América Latina es: Mujer que no ha terminado la educación secundaria, proveniente de un hogar urbano pobre o vulnerable. De este modo, aproximadamente el 30% de las jóvenes mujeres de 15 a 29 años en la región no estudia ni trabaja.
Existen varias posibles razones para explicar la brecha de género en NiNis: menores oportunidades laborales para mujeres, sin habilidades para trabajar, matrimonio y embarazo, entre otras. Pero las más notorias son los patrones de formación de hogares y la distribución de tareas/roles en la familia que afectan su inserción activa en el mercado laboral.
Haciendo un análisis de datos de Paraguay con la EPH 2016 sobre la pregunta: ¿Asiste actualmente a una institución de enseñanza formal? La diferencia entre hombres que asisten y mujeres que asisten es de aproximadamente 8.000 siendo las últimas las más afectadas. Analizando las razones por las cuales no asiste a una institución de enseñanza formal: 115.968 mujeres de 15 a 29 años contestaron que por motivos familiares, mientras que sólo 18.100 hombres contestaron lo mismo. Sin embargo, lo más notorio es que 10.544 mujeres contestaron que deben hacer labores en el hogar, por lo que es de suponer que tampoco se encuentran insertas en el mercado laboral, mientras que ningún hombre contestó que no asiste o dejó de asistir a una institución por realizar deberes del hogar.
Las iniciativas públicas y privadas que busquen mejorar las condiciones educativas y de empleo deben conocer y utilizar estos datos para definir estrategias y acciones tendientes a incorporar a toda la población joven. Los datos presentados son una herramienta a considerar para direccionar las diferentes políticas públicas a jóvenes con una diferenciación en género.

También podría gustarte Más del autor