Paraguay tropieza en el mismo escalón de la calificación

Nathalia Llerena

@LlerenaNathi

Paraguay persiste como una economía estable y se estanca a pasos del grado de grado de inversión de acuerdo a las calificadoras internacionales Moody´s y Standard & Poor’s que mantuvieron sus calificaciones para el país.
Ambas calificadoras destacan la situación económica del país con relación a un crecimiento económico sostenido, la fuerte posición externa, acompañado de un déficit fiscal moderado y la expectativa de continuidad de las políticas económicas clave. Sin embargo, aún queda un trecho por andar para lograr despertar una mayor confianza y llegar hasta el grado de inversión.
De acuerdo con el economista Ricardo Rodríguez Silvero, existen tres francos débiles que imposibilitan obtener un grado más alto de calificación. Las debilidades institucionales del país, así como esa horda anacrónica de políticos “pisoteando” la Constitución Nacional solo para lograr la permanencia de ciertas personas en el cargo de presidente o de liderazgo en el Congreso incluso en contra de lo establecido en la Constitución Nacional.

“En tercer punto podría señalar los contactos frecuentes -al más alto nivel- con los delitos económicos y delitos criminales de parte de algunos personajes del Gobierno (todos los poderes del Estado) con la mafia internacional, y entre ellas con los lavadores internacionales de dinero y delincuentes internacionales”, añadió.

FACTORES POSITIVOS
En cuanto a los factores positivos que permiten hablar de una estabilidad y generan la actual calificación, indicó que residen en la consolidación de la fortaleza macroeconómica del país que pasa también por el respeto de la ley de responsabilidad fiscal logrando saldos rojos en Hacienda inclusos inferiores al tope establecido en dicha ley. Además de un crecimiento económico favorable por encima de 4% anual.
A esto se suma que el endeudamiento externo del país, que aunque sea incrementado notablemente en los últimos años, se mantiene en niveles moderados en comparación con otros países de América Latina, además de las inversiones del sector privado y los resultados favorables provenientes del agro.
En el mismo marco, el economista José Anibal Insfrán mencionó que “es positivo especialmente ante el cambio de gobierno que estamos por tener, se ve como algo que no se esperan cambios sustanciales respecto a las políticas del nuevo gobierno, y que hay confianza como la que había antes a pesar de esta condición, pero la expectativa está en ir un poquito más adelante ya con el nuevo equipo, con reformas institucionales que permitan ya en el mediano plazo llegar al grado de inversión”.

También podría gustarte Más del autor