Periodismo comprometido

Thomas Eloy Martinez: “El único patrimonio del periodista es su buen nombre”

Por Juan Pablo Fernández Bogado
@jpferbo

Los principios básicos sobre la ética dentro del oficio de comunicar y más desde el rigor de una investigación, que debe representar el ejercicio mínimo de un análisis de las fuentes contrastadas, para generar una sólida construcción de las hipótesis y no meros elementos expuestos sin rigor, me nació buscar unos decálogos y les comparto el de la plataforma en defensa de la libertad de expresión de España:

  1. El derecho a la información, veraz y de interés público, es una pieza básica del sistema democrático cuyos titulares son los ciudadanos.
  2. Se reconoce el derecho de todos los ciudadanos a informar e informarse por cualquier medio o canal.
  3. La información no es una mera materia prima para el negocio: la labor de los medios es fundamental para el desarrollo de la democracia y debe guiarse por principios éticos y de respeto por la verdad.
  4. La tecnología es una aliada para la libertad de expresión y la diseminación de discursos plurales.
  5. Las redacciones deben dotarse de mecanismos sofisticados para redoblar esfuerzos en la verificación de la noticia para evitar la diseminación de bulos o informaciones falsas generadas por intereses ocultos. Señalar la mentira se ha convertido en una necesidad y una labor periodística en una sociedad sobre-expuesta a infinidad de creadores de información.
  6. El periodista y los gestores de medios de comunicación deben ser conscientes de su poder para influir sobre la política, la economía y también sobre las vidas de las personas que aparecen en sus informaciones. En un tiempo donde la información permanece y el archivo digital es siempre accesible, el impacto se multiplica.
  7. Los medios tenemos derecho a conocer el impacto que el “derecho al olvido” produce sobre la información que decidimos divulgar a través de las plataformas. Una vez seamos informados de las medidas adoptadas, nos comprometemos a hacer un uso responsable de esa información.
  8. La transparencia, el derecho de acceso y la rendición de cuentas de los poderes públicos son parte inseparable de la libertad de información y como medios y periodistas tenemos la obligación de exigirlos.
  9. Lo mismo ocurre con la protección de las fuentes informativas, incluyendo, de forma particular, a alertadores o whistleblowers y denunciantes, para lo que es necesario contar con tecnología que ayude a garantizar la confidencialidad de los mismos.
  10. Los medios y periodistas deben comprometerse a atender con diligencia y celeridad los derechos de las personas objeto de información y de sus comunidades de lectores/audiencia: rectificación, acceso y participación en el caso de medios públicos, a ser escuchados y a proteger su honor y dignidad.

También podría gustarte Más del autor