Por qué es mucho mejor alquilar una vivienda

Por José Zalazar
[email protected]

Es cierto que comprar una vivienda depara muchas ventajas. La primera, que es una buena inversión a largo plazo. Las mensualidades de la hipoteca le obligan a ahorrar todos los meses y al cabo de 20, 30 o incluso 40 años poseerá un bien que vale mucho dinero. A partir de entonces, no pagará ni cuotas ni alquileres y, si es necesario, podrá utilizar la vivienda para financiar su jubilación u otro gasto importante. Pero, ¿es viable realmente en Paraguay?

CONTEXTO

Una vivienda en propiedad ata mucho a sus dueños. No se sentirá con la misma libertad si tiene que cambiar de residencia por razones familiares o laborales.
En cuanto a lo de que “alquilar es tirar el dinero”, recuerde que el alquiler también tiene ventajas. Ser propietario supone, además de las cuotas de la hipoteca, una serie de gastos que ni se recuperan ni aportan ninguna ventaja fiscal. Seguros de hogar, impuestos, mantenimiento y otros gastos representan importantes desembolsos a los que está obligado el dueño, menciona un reciente informe del BID.

Cuando se vive de alquiler, los gastos suelen cubrirlos los caseros. Al precio de venta de la casa hay que añadir una serie de gastos asociados a la compra-venta y formalización del préstamo hipotecario, que corren normalmente a cargo del comprador.

Además está el factor de practicidad, ya que con el alquiler uno no solo se saca de encima las deudas sino que también cuenta con la ventaja de elegir su ubicación en función a sus necesidades, mencionaba el agente inmobiliario de amplia trayectoria Diógenes Insfrán.

Crédito: BID

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CESIÓN DE USO

Una alternativa que es un modelo casi centenario en países más avanzados, más asequible, que permite heredar y que evita la especulación, podría ser la respuesta al déficit habitacional del Paraguay, que es de 500 mil viviendas.

En Alemania es un modelo con más de 90 años de tradición y hay unos 2,5 millones de viviendas bajo esta fórmula; en Copenhague el 30% del parque de viviendas es cesión de uso que consiste en hacer uso de una vivienda bajo un contrato que estipula la pertenencia del mismo con un documento llamado “usufructo vitalicio”, que garantiza la tenencia del inmueble pero no su entera propiedad, ya que el propietario sería el Estado u otro ente como es el caso de las cooperativas menonitas del Chaco, que usan ese modelo de negocio inmobiliario, las tierras pertenecen a la cooperativa, pero las “arriendan” a los socios con la mencionada documentación y con extraordinaria eficacia.

También podría gustarte Más del autor