¿Por qué Paraguay no clasificó al Mundial?

POR MCS
[email protected]
Segundo mundial que nos quedamos en casa mirando por televisión. Después de clasificar a cuatro mundiales de seguido y llegar a cuartos de final en Sudáfrica, la selección paraguaya de fútbol entró en un bajón futbolístico que lleva 8 años. Qatar 2022 se convierte en el nuevo sueño, pero antes trataremos de entender desde un punto de vista diferente qué pudo haber ocurrido con nuestra querida albirroja.
Para ello, haremos un comparativo histórico del valor de los jugadores que pasaron por la selección y los resultados de esta. De modo a entender cual es la correlación entre el rendimiento futbolístico y el valor de mercado. Este análisis incluye la comparación de los valores de mercado del onceno titular de la selección según transfermarkt. es, con el rendimiento de esta durante las últimas tres eliminatorias. Cabe destacar que la investigación consideró los valores de los jugadores en cada año actualizándolos al valor presente, así también los únicos partidos considerados son los de las eliminatorias y los mundiales.
Con los resultados, se hace evidente que el valor de los jugadores, el cual es un indicador de sus capacidades, tiene directa relación con el rendimiento de la albirroja, ya que durante los 12 años analizados el valor de la selección en su conjunto ha caído en promedio US$ 2,3 millones por año. Para el Mundial 2010, Paraguay fue el tercer clasificado por la Conmebol tras un desempeño casi perfecto. La albirroja terminó en el puesto uno en la primera ronda, perdiendo solo un partido, y ocupando en el 2009 el puesto #13 del Ranking Mundial FIFA. Durante esa clasificatoria el onceno titular de la selección paraguaya tuvo un valor promedio de US$ 53,1 millones, llegando en el 2008 hasta los US$ US$ 60,88 millones con el recordado tridente ofensivo Roque Santa Cruz (US$ 20,1 millones), Salvador Cabañas (US$ 5,1 millones) y Nelson Haedo Valdez (US$ 3,3 millones), además de Paulo da Silva (5,9 millones) como los más valiosos de ese entonces, alcanzando un 67,1% de rendimiento promedio, es decir, puntos ganados/puntos disputados. Es así como la selección fue a Sudáfrica y llegó a cuartos de final por primera y única vez, eliminándose con España, en el partido más difícil que tuvo la selección campeona. El equipo del 2010 fue el tercero más valioso de los 12 años analizados. La base de las eliminatorias se mantuvo, apreciándose el valor de los jugadores. Tal es el caso de Cristian Riveros, que al comienzo de las eliminatorias valía US$ 1,6 millones y en el Mundial su valor de mercado trepó a
US$ 4,4 millones. Mientras perdimos a nuestro Mariscal, entró en escena el jugador más valioso de esa selección, Oscar Cardozo, cotizado en US$ 21,7 millones. Un año después, la selección paraguaya llegaba a la cúspide de los últimos 12 años en cuanto a su valor (US$ 66,8 millones), con Lucas Barrios (US$ 25,7 millones) y Roque Santa Cruz (US$ 10,6 millones) encabezando el ataque del equipo que llegó a la final de aquella anecdótica Copa América, ganando varios partidos en penales. A continuación se jugó las eliminatorias para el Mundial de Brasil al que Paraguay no clasificó. Su rendimiento fue de 41,7%, 13,1 puntos menos que la eliminatoria anterior. ¿Qué pasó? Parafraseando a la prensa deportiva: la selección paraguaya no tuvo recambio. Sus jugadores de alto valor, pero ya veteranos, no rindieron a la altura de las exigencias. En los siguientes años, Paraguay vivió su peor momento futbolístico. Paralelamente su valor comparado al valor del 2011, cayó 56,9% en el 2012 y 75,3% en el 2013. Terminamos en el último lugar, ganando sólo 3 partidos y cayendo al puesto #76 en el ranking del 2014. El mundial vino a la vuelta, y no pudimos participar. A partir de las últimas eliminatorias de cara a Rusia 2018, la selección paraguaya repuntó en valor y también en efectividad. El promedio de ésta fue de US$ 35,84 millones notándose una nueva camada de jugadores en etapa de maduración entre los que se puede destacar Derlis González (US$ 10,2 millones), los mellizos Romero (US$ 12,2 millones por ambos), Miguel Almirón (US$ 11,8 millones), Junior Alonso (US$ 2,9 millones), Gustavo Gómez (US$ 9,7 millones), Jorge Moreira (US$ 2,6 millones) y Fabián Balbuena (US$ 3,54
millones). Sin embargo, esa mejora en valor fue insuficiente: en el último partido contra el equipo peor posicionado en la tabla y jugando de local no sumamos los tres puntos que nos hubieran metido en zona de repechaje. Alcanzamos el 55,6% de eficiencia promedio y de haber ganado ese último partido llegábamos al 60% de efectividad y podíamos haber tentado ganar el repechaje. Si consideramos el valor del onceno titular de 2017 de los 10 países sudamericanos, Brasil es por lejos el mejor y con un valor de US$ 473 millones clasificó primero. A pesar de quedar en el tercer puesto, Argentina tiene un equipo más valioso (US$ 292 millones) que el de los uruguayos, quienes clasificaron segundos, con un valor de US$ 264,3 millones. Colombia es el merecido cuarto equipo con un valor de US$ 149,7 millones. Mientras que la selección peruana se puso la capa de héroe y siendo el penúltimo equipo en valor, clasificó quinto por la Conmebol y ganó el repechaje entrando al Mundial de Rusia como mayor sorpresa. Paraguay presentó en el 2017 el séptimo equipo más valioso con US$ 37,5 millones, un valor aún distante de los clasificados pero coincidente con su posición final en la tabla.
Como consecuencia de esto, podríamos decir que el valor de mercado de una selección tiene directa relación con el nivel de competitividad de la misma, por lo que las inversiones que realicen tanto los clubes en sus formativas como el estado en el deporte son absolutamente necesarias para mejorar los resultados que den al pueblo la alegría de participar en los siguientes mundiales.
POR

También podría gustarte Más del autor