Postura del Club de Ejecutivos con respecto al PGN 2018

Opinión | Yan Speranza| Presidente del Club de Ejecutivosos

La preparación, discusión y aprobación del PGN es un asunto muy serio que no afecta solamente al período anual de su implementación, sino que tiene impactos posteriores sobre todo si se trata de aumentos salariales, pues eso ya se mantiene a lo largo del tiempo. Es exactamente lo que ocurrió en el año 2012 cuando el Congreso decidió para dicho año aumentar alrededor del 34% los salarios del sector público, lo que implicó un aumento de 800 millones anuales. En efecto, desde ese momento solo hemos tenido déficits fiscales año tras año.
La promulgación de la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF) en el año 2013 generó una expectativa de mayor orden para no volver a incurrir en errores que ponen en riesgo la estabilidad macroeconómica del país beneficiando a pocos, pero afectando a la mayoría de la población.
Desde la puesta en vigencia de dicha ley hemos venido cumpliendo con sus reglas generales, pero sabíamos que la prueba de fuego para la ley era precisamente el año preelectoral. Estamos exactamente en ese momento y claramente en alerta roja por la versión del PGN 2018 que ha sido aprobada por el Senado de la Nación. En concreto, se ha aprobado un presupuesto que no respeta la LRF y una vez más el tema central radica en el aumento de salarios por fuera de las reglas establecidas. ¿Por qué repetimos los mismos errores?, y en este caso pasando por encima incluso una ley aprobada por los mismos parlamentarios en su momento como lo es la LRF.
La versión Senadores debe volver a Diputados (quien ya había aprobado también una versión que no se ajustaba totalmente a la LRF). La buena noticia es que aún se pueden hacer determinadas correcciones que podrían llevarnos de vuelta a una racionalidad con efectos muy positivos para toda la República.
La clave central está en evitar una serie de subas salariales por encima de la capacidad del Estado en poder cumplir con dichas obligaciones sin afectar otras inversiones y gastos sociales. El Ministerio de Hacienda ha presentado con mucha claridad hasta dónde se puede llegar con las subas salariales y cuáles no corresponden de ninguna manera. Plantea incluso que subas planteadas para el sector salud se puedan realizar en función a la revisión previa de ciertas inequidades existentes entre funcionarios con igual responsabilidad y carga horaria; pero siempre teniendo como límite las reglas impuestas por la LRF.
La lógica que subyace en la forma que está siendo tratado el PGN solo puede entenderse desde una perspectiva electoral y eso conlleva un riesgo muy grande para todos cuando terminen las elecciones. Las decisiones irresponsables de hoy nos afectan en el futuro inmediato y eso es inaceptable desde todo punto de vista.
Por ello, lo que demandamos y exigimos a nuestros representantes es sencillamente un comportamiento responsable y ajustado a las propias leyes que ellos han aprobado en su momento.

También podría gustarte Más del autor