Resistir y desaparecer

El mundo cambia, las formas de hacer las cosas cambian.

Por Bruno Vaccotti 
Junior Achievement Paraguay
FUNDACIÓN PARAGUAYA

El mundo se transforma a una velocidad abrumadora y sorprendente. Desde el inicio de la Era Digital, hemos visto cómo negocios centenarios se han extinto o se encuentran amenazados y disminuidos por la cultura digital, a la carta de los nuevos comporta­mientos del mercado. Uno de los casos más emblemáticos es el de la empresa Kodak.

Imperio de las fotografías, con más de 130 años, tuvo en sus manos las primeras cámaras digitales, allá por 1996. El Consejo Directivo de la Empresa tomó una postura ultra-conservadora con respecto al mundo digital, porque en ese momento su principal fuente de ingresos estaba cimentado en la producción de rollos, papel fotográfico y ob­viamente, en la impresión de las fotografías.

En lugar de escuchar a los tiempos y al cli­ente, no arriesgaron la seguridad de un ne­gocio que les había dado millones de dólares y los había constituido como una multina­cional líder de mercado. El problema es que la manera de quitar fotografías cambió.

En 2012, la empresa de más de un siglo entró en concurso de acreedores debido a la terquedad de no leer el comportamiento del cliente, por no arriesgar a reinventar el negocio, mientras, sus pequeños competidores (en aquel entonces) Canon, Nikon, Fujifilm, supieron leer al tiempo e incursionaron en ese mundo desconocido de la fotografía digital, para instalarse hoy, como las empresas referentes a nivel mundial de esta tecnología. Kodak sigue intentando reinventarse, simplemente por el egoísmo y la falta de visión de no arriesgar la comodidad de un producto que les había otorgado seguridad.

El mundo cambia, las formas de hacer las cosas cambian. Kodak contó con más de un siglo de periodo de gracia antes de aprender por las malas. El tiempo de aprendizaje (o quiebra) para las empresas de hoy se puede reducir a meses o semanas, simplemente por resistirse al cambio, o a mirar más allá del producto que ofrecen.

También podría gustarte Más del autor