Retracción del hato con fuerte impacto negativo

 

El hato ganadero para­guayo experimentó una nueva retracción en el sostenido crecimiento que venía experimen­tando en la última déca­da y esto obliga a buscar estrategias que mejoren la eficiencia productiva.

El Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) culminó la tercera campaña de va­cunación contra la fiebre aftosa, el registro arrojó unas 12.850.000 cabe­zas de ganado. En 2016 la existencia era de más de 13 millones de cabe­zas, donde también se registró una retracción importante al comparar con el 2015 con un total de 14.216.256 cabezas de ganado, por lo que com­parado con los 14.465.580 cabezas de ganado bovi­no del 2014, representa 300 mil animales menos.

Es importante destacar que existe un aumento en la faena, los cambios climáticos drásticos son los principales factores que inciden en la baja del hato ganadero, refirió Hugo Idoyaga, presiden­te del Senacsa.

Eso ha despertado ciertas preocupaciones, particularmente a nivel de la industria, porque muchas veces el indica­dor del aumento de pro­ducción está basado en el hato ganadero.

ESTRATEGIAS PARA REPUNTAR

El Gobierno está apuntando a varias estra­tegias que permi­tan au­men­tar la canti­dad de exceden­te expor­table para seguir cubrien­do las metas como mercado exportador de carne.

En el país existen 152.000 tenedores de ga­nado bovino, de los cua­les 130.000 son pequeños productores, por lo que la ganadería es mayori­tariamente de pequeños productores.

En el rubro ganadero se destaca el buen momen­to que atraviesa el país, con un gran potencial de crecimiento, óptimas condiciones y estatus sanitario. En Paraguay cada habitante, tres años atrás, podía contar con 2 vacas cada uno.

La ganadería puede desarrollar un papel importante. Para apro­vechar el potencial del sector y contribuir a la mitigación ambiental mediante una mayor ca­pacidad de vigilar, infor­mar y verificar las emi­siones de la producción pecuaria, será necesario el desarrollo de nuevas tecnologías.

Anteriormente, Para­guay era considerado el país que lideraba el cre­cimiento del hato gana­dero en América del Sur. Según el USDA, Paraguay se colocaba como el pro­ductor número 16 en el mundo y como el sépti­mo mayor exportador de carne.

La distribución de cabe­zas por regiones es de 60 y 40% en la región Orien­tal y el Chaco, respecti­vamente. Si bien en con­junto la región Oriental es la de mayor población, el departamento con ma­yor cantidad de cabezas es Presidente Hayes con 2,7 millones de cabezas, seguido por Boquerón con 1,6 millones de ca­bezas, en el Chaco, y en la región Oriental el de mayor población es San Pedro con 1,4 millones de cabezas.

En cuanto al crecimien­to del hato, la tasa anual promedio de los últimos cinco años fue de 6%, la situación actual es muy diferente.

Paraguay se volvió un actor importante en el mercado internacional de la carne bovina y este resultado hizo que entre el 2000 y el 2013 el hato bovino paraguayo haya crecido 37%, las faenas se hayan multiplicado por tres, las toneladas de carne bovina exportada fueran 5 veces más y que el de las menudencias se hayan multiplicado por 8, esto se debe al gran em­peño que pusieron tanto el sector ganadero como las industrias cárnicas que lograron que el país ocupe uno de los princi­pales lugares en los ran­kings a nivel mundial. La industria cárnica posee gran peso en la actividad económica del Paraguay. La producción de carne constituye el sector más importante dentro del PIB industrial.

También podría gustarte Más del autor