RSE: una herramienta para generar cambios en la sociedad

 Por Lourdes Aquino Perinetto

1. Introducción

En los últimos tiempos es cada vez más frecuente escuchar el término Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en el mundo de los negocios. Diversas empresas, tanto a nivel nacional como importantes multinacionales invierten gran cantidad de recursos humanos y económicos en el desarrollo de sus planes de RSE. Muchas incluso lo tienen incorporado como parte de su ADN empresarial. ¿Pero en qué consiste realmente la Responsabilidad Social Empresarial?

2. Concepto de RSE

A fin de adentrarnos en la noción de RSE, es importante primero analizar un concepto más amplio como el “desarrollo sostenible” que según Bruntland “es el desarrollo humano que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Esta interesante definición se convierte así en el punto de partida para el desarrollo de planes de RSE en las empresas que tienen una mirada a futuro principalmente involucrando aspectos sociales, laborales y de medio ambiente.

En este sentido, la OIT define a la RSE como la “manera en que las empresas toman en consideración las repercusiones que tienen sus actividades sobre la sociedad y en la que afirman los principios y valores por los que se rigen, tanto en sus propios métodos y procesos internos como en su relación con los demás actores”.

3. Modo de implementación

Es importante destacar que la RSE empieza por casa. Todo plan de RSE debe necesariamente iniciar con el buen trato a sus empleados y colaboradores a través del cumplimiento de las normas laborales vigentes. Generalmente las empresas con un plan de RSE van un paso más allá a través de incentivos, beneficios y comodidades para con los empleados lo que hace que estos sean los lugares más atractivos para las personas que se encuentran en busca de un trabajo.

De la misma manera, el plan de RSE debe contar con un compromiso de mantener una estrecha relación con el cliente en busca de su satisfacción, para ello pueden realizarse periódicamente encuestas de satisfacción y habilitar los distintos canales de comunicación a fin de que el cliente pueda ser escuchado y de esta manera ir corrigiendo errores o mejorar la experiencia de los mismos con relación al producto o servicio que están recibiendo.

Luego de cumplir con el compromiso con los empleados y clientes es cuando una empresa con un plan serio de RSE puede dar un paso más y crear programas que aporten a la comunidad y al medio ambiente, pensando siempre en la definición de desarrollo sostenible enunciada al principio del artículo.

4. Importancia

Generalmente, en nuestra cultura, tendemos a esperar que se produzcan cambios positivos. La mayoría de las veces la expectativa está en que éstos provengan del Estado. Sin embargo, subestimamos el poder que tiene el sector privado para impulsar estos cambios. Cabe destacar que la RSE no reemplaza el papel de las autoridades públicas ni intenta hacerlo, pero puede ayudar significativamente en aspectos en los que el Estado de alguna manera pueda encontrarse ausente o en la imposibilidad de implementación por diversos motivos.
Así lo creen algunas empresas como Google, quienes a pesar de que el presidente de Estados Unidos haya anunciado el retiro del país al Acuerdo de París sobre Cambio Climático, ésta sigue apostando por impulsar el cambio como parte de su política de RSE a través de la meta trazada para 2017, la cual consiste que el 100% de su energía provenga de fuentes renovables; específicamente, solar y eólica.
Respecto a la importancia de ser responsable socialmente el Pacto Global indica que; “existe evidencia de que la implementación de los principios de responsabilidad empresarial siempre beneficia a las empresas. En el corto y largo plazo puede generarle más ingresos y mejorar su reputación y reconocimiento”.

5. Ventajas en el mercado

Existen innumerables ventajas que la implementación de un plan de responsabilidad social brinda a las empresas. Tal es así que, según un estudio de la consultora Nielsen (El consumidor frente a la responsabilidad social corporativa de las marcas), cada vez más consumidores optan por comprar productos de empresas que se caracterizan por contar con un programa de RSE.
Dicho informe demostró que el 45% de los consumidores optó por empresas que sean amigables con el medio ambiente; el 43% eligió el producto por compromiso al valor social; 41% porque el producto proviene de una empresa comprometida con su comunidad. Asimismo, 68% de las personas están dispuestas a pagar más por productos o servicios de compañías que generen un impacto positivo social y ambiental. Según otro estudio (HAVAS) demuestra que 2 de cada 3 consumidores creen que las empresas son tan responsables como los gobiernos para impulsar el cambio social positivo y el 71% que éstas tienen la responsabilidad de hacer algo más que sólo generar ganancias.
Por tanto, queda claro que existen múltiples beneficios para las empresas que implementan programas de RSE. Entre ellos podemos mencionar que los trabajadores al sentirse valorados tienen un mayor sentido de pertenencia, lo que se refleja en una mayor productividad. Así también, los talentos laborales se sienten atraídos a trabajar en estos lugares. En cuanto a los clientes, mejora la fidelidad, aumenta las oportunidades de negocios para la empresa, genera la competitividad y diferenciación en el mercado.

6. Conclusión

En nuestro país, la implementación de planes de RSE es aún escasa. Por lo que consideramos que una forma viable de estimular a más empresas a contar con planes de gestión de RSE podría ser mediante una Ley que otorgue ventajas o incentivos Fiscales a las empresas que opten por implementar planes de RSE. Esto podría ayudar a paliar algunas deficiencias del Estado y o la comunidad, dependiendo del alcance nacional o local del plan de responsabilidad social elegido por la compañía.

La intención no consiste en que la RSE reemplace el papel de las Autoridades, sino que podría coadyuvar en el cumplimiento de ciertas leyes vigentes que en la actualidad resultan de difícil aplicación.

También podría gustarte Más del autor