Spotcap, la gran promesa ‘fintech’

Diario Expansión, España

Spotcap se integra dentro de lo que se conoce como sector fintech, que
reúne aquellas empresas que ofrecen productos y servicios de tipo de financiero
a través de las nuevas tecnologías. La menor estructura de estas sociedades,
junto con los menores requerimientos legales, les permite en muchas ocasiones
ofrecer mejores condiciones que un banco.

 

De entre las 83 empresas fintech que existen en España (dato de 2015),
Spotcap es una de las más destacadas. Hace unas semanas cerró una ronda de
financiación de 31,5 millones de euros, liderada por Finstar Financial Group, y
en su primer año de vida concedió 5 millones de euros en líneas de crédito.
Esta compañía tiene su sede en Berlín pero el primer mercado en el que empezó a
operar -en octubre de 2014- fue España, donde Diego Bestard capitanea un equipo
de unas 75 personas.

 

 

LA CLAVE ESTÁ EN UN ALGORITMO

 

¿Cómo funciona Spotcap? “Realizamos el perfil de riesgo del
cliente a partir de variables diferentes a las de un gran banco. El requisito
mínimo es llevar 12 meses de actividad y facturar más de 50.000 euros. A partir
de ahí, un algoritmo desarrollado internamente determina qué operaciones
aceptamos y rechazamos. Es un sistema 100% automatizado”, explica Bestard.

 

El algoritmo opera en tres pasos. “En primer lugar, el demandante
debe subir los datos del administrador, la documentación fiscal y la
declaración de IVA de los últimos cuatro trimestres. Nuestra tecnología
entonces extrae información de esos documentos. Por último, solicitamos una
conexión con la cuenta bancaria de la sociedad, para efectuar una lectura de
los 12 últimos meses. Con todos esos datos, podemos hacernos una idea de la
solidez financiera de una compañía”.

 

Spotcap se dirige, así, a “empresas solventes con picos de
liquidez puntuales”, por ejemplo para comprar stock de cara a la campaña
de Navidad, o para realizar alguna inversión que permita incrementar la
producción.

 

“Muchas pymes no saben que tienen a su disposición alternativas de
financiación. España es además un país altamente bancarizado, por lo que el
crowdlending representa aún una parte muy pequeña de la tarta”.

 

Como toda start up, el prueba y error forma parte del día a día.
“En este año y medio de actividad nos hemos dado cuenta, por ejemplo, del
poder de prescripción que tienen los gestores, abogados y asesores fiscales.
Sabíamos que iban a ser un canal importante, pero no tanto”. Posiblemente,
esto suceda por la confianza que este tipo de profesionales pueden transmitir
hacia este tipo de plataformas.

 

 

¿ENEMIGOS O ALIADOS?

 

Para Bestard, el futuro de plataformas como Spotcap pasa por una
colaboración más estrecha con los bancos. “Un banco podría derivar a una
fintech aquellas operaciones que no le interesan o que aun teniendo poco riesgo
no pueden aceptar, y percibir un porcentaje de la ganancia. Es un camino que ya
se ha iniciado en Reino Unido. De ese modo, aunque ganen menos, no pierden un
cliente”, propone.

 

También podría gustarte Más del autor