Tan sólo el 2% de las primas va canalizado al sector agrícola

REPRESENTA EL 18% DEL TOTAL DE LA CARTERA DE LA BANCA

[email protected]

Dentro de los negocios de las compañías de se­guro, se denomina pri­ma al costo del seguro o aportación económica que ha de pagar un ase­gurado a una asegurado­ra por la transferencia del riesgo bajo las coberturas que esta última ofrece a sus clientes durante un determinado período de tiempo.

Según los últimos regis­tros disponibles, el 61% de las primas directas van destinadas al rubro de automóviles y seguro de vida, es importan­te aclarar que es seguro de vida sobre crédito y consiste en proteger los compromisos financieros del deudor en el caso de que el mismo no pueda hacerse cargo si la perso­na fallece.

TOP 3

A diciembre del año pasado, la prima por seguros de vehículos llegó a US$ 101,92 millo­nes con el 47% del total de primas directas, los seguros de vida por cré­dito fueron de US$ 30,56 millones representando el 14% y en tercer lugar se encuentran las primas por incendios con US$ 17 millones con una propor­ción del 8% del total.

Un factor bastante lla­mativo es el porcentaje de primaje destinado para el sector agropecuario, considerando que es un rubro con la participación más elevada en cuanto a carteras de crédito del sistema bancario, más de 18% de las colocaciones totales en base al último boletín estadístico del Banco Central del Para­guay (BCP).

SECTOR AGRÍCOLA

La cartera de créditos para el sector agrícola fue de US$ 2.326 millones y las primas directas de este sector fueron de tan sólo US$ 3,89 millones, el 16% del total de créditos de este rubro. Es decir, las primas directas para automóviles son 26 veces a las primas que son destina­das al sector agropecua­rio que representa una actividad prevaleciente de la economía paragua­ya y sobre todo un sector cuyo riesgo principal re­side en su dependencia con los factores climáti­cos.

 

EXTERNALIDADES

En conversación con Juan Carlos Zárate, miembro del Comité de Calificación de Solventa Calificadora, mencionó que la cobertura de se­guro agrícola en nuestro país está aún muy poco desarrollada, lo cual se visualiza a través de la participación relativa de este rubro dentro del total de otras coberturas ofre­cidas por las compañías de seguros que operan en nuestro país.

Zárate añadió el área de riesgo principal se refiere al clima, y constituye de por sí un factor incon­trolable para los produc­tores agrícolas, lo cual posiblemente hace que el costo de las primas no sean reducidas y por ende sería un costo adicional que disminuiría sus már­genes de rentabilidad.

Asimismo, hay que tener en cuenta que dentro del espectro de pequeños y medianos productores, se da no solo un problema de carácter cultural, sino de Educación Financiera, los cuales una vez supe­rados -y que se concien­cien bien- recién podrían entender en su real mag­nitud la importancia de estas coberturas de se­guros.

 

Por otro lado, Enrique Ocampos, quien se des­empeñó como supervisor de seguros en el Banco Central del Paraguay, mencionó que de julio a diciembre llegó a 5,8% la relación de deudores por premios en el sector agropecuarios.

Indicó que este bajo ni­vel de primaje puede de­berse a una desconfianza por parte de los agentes en la obtención de re­tornos al suscribir estas primas.

 

 

También podría gustarte Más del autor