¿Tomo las cuotas en guaraníes o en dólares?

Fue la consulta que nos realizó un profesional informático que estaba analizando opciones para cambiar su vehículo por uno de modelo más nuevo. Y es que la caída del dólar, más pronunciada de lo esperado, hizo que a muchos les resulte tentador asumir compromisos en la moneda que rige la economía mundial.
¿Qué ocurre para que el dólar caiga por debajo de barreras históricas? ¿Cuánto tiempo seguirá esa tendencia? Son preguntas que deberíamos hacernos para decidir si nos endeudamos a largo plazo en esa moneda.
Deberíamos tener presente que, además de los factores propios de nuestra economía que inciden la cotización, esta es una variable que depende de factores externos que quedan fuera de nuestro control, fuera del control de los hacedores de políticas locales.

MUCHOS DÓLARES EN EL MERCADO
Uno de los factores a considerar es la estacionalidad de nuestras exportaciones, marcada principalmente por la soja, nuestro producto estrella y cuya cosecha se estima alcanzará este año el record de 10 millones de toneladas.
En la segunda quincena de febrero empezamos a exportar la soja cosechada, pero este año, dada la cosecha récord fue mayor el volumen exportado a un precio internacional relativamente estable lo que generó una entrada de divisas 48,3% superior a la registrada en el febrero del 2016. Es así que en febrero exportamos soja por valor de 391,6 millones de dólares, lo que implicó que ingresaron al mercado 127,6 millones de dólares más que lo obtenido en el mismo mes del año anterior.
Y como en economía una de las reglas básicas es que cuando hay mucho de algo su precio baja, el exceso de liquidez en dólares condujo a que su cotización o tipo de cambio, es decir su precio, bajara a finales de febrero por debajo de la barrera de los G.5.500/US$.
Si bien la caída ha sido pronunciada, siendo la cotización de ayer G.5.460/US$, 4,2% inferior al tipo de cambio registrado el 14 de febrero (G.5.700/US$), una vez que la zafra termine de ser exportada será menor la cantidad de dólares circulando en el mercado y es de esperar que, como ocurre casi todos los años, el tipo de cambio del dólar, empiece a recuperarse en el segundo trimestre.

SUBAS DE TASAS REFERENCIALES EN EEUU
Al análisis de la característica estacionalidad de nuestras exportaciones, debemos sumar lo que deciden las grandes economías, sobre todo Estados Unidos, dado que es su moneda la que utilizamos como referencia.
Si bien la llegada al poder de Donald Trump ha causado cierta incertidumbre sobre la política económica estadounidense, cada vez se ve con mayor probabilidad que la Fed, el Banco Central de EEUU, decida mañana subir las tasas de interés referenciales en 0,25 puntos básicos, es decir se ubicaría en el rango de 0,75% a 1%.
Dado que los últimos informes dan cuenta de que el desempleo en EEUU retrocedió a 0,1% y la inflación subió 0,1%, la política de ir aumentando gradualmente las tasas referenciales se mantendría, por lo que analistas extranjeros estiman que habría uno o dos aumentos más de las mismas durante este año.
Una suba de tasas en EEUU implica que los inversionistas tenderán a llevar sus capitales hacia esa economía que presenta menor riesgo que las de nuestros países, nuevamente: tendríamos menos dólares circulando en el mercado, lo que presionaría a que el tipo de cambio se ubique a finales del año en niveles cercanos a lo registrado en el 2016 y continúe subiendo gradualmente en el 2018.

¿QUÉ HACER?
Ante esta situación, como país, deberíamos estar atentos a lo que finalmente vaya decidiendo la FED, y cortar los picos de cotización que se pudieran dar en cualquiera de los dos sentidos, prestando especial atención a las subas que pueden tener como consecuencia mayores precios de productos importados, incluidos el petróleo, y con alta probabilidad mayor inflación que afecta más a los grupos con menores ingresos.
Como personas, cuando estamos tomando decisiones de largo plazo como nuestro amigo informático, asesorarnos y considerar qué tanto se mantendría la tendencia a la baja como para asumir pagar cuotas en dólares.
En este preciso momento, todo parece indicar que esta tendencia no se daría por largo plazo, por lo que si pensamos comprar un automóvil de US$ 15.000 en 36 o más cuotas fijas, sería más seguro tomarlas en la moneda en la que percibimos nuestros ingresos, esto es: si ganamos en guaraníes, pagamos las cuotas en guaraníes para evitar pérdidas de tipo de cambio que pudieran golpear nuestra situación financiera futura, y, si ganamos en dólares, tomar la cuota en dólares. Claro que en economía todo depende, y en este caso eso incluye el “depende de nuestra aversión al riesgo”.

También podría gustarte Más del autor