UE y Trump acuerdan reducción de aranceles

Expansión
España

 

Declara una “nueva fase” en las relaciones, asegura que se “resolverán” las tarifas al acero y el aluminio, y congela la amenaza de aranceles a los coches.

El encuentro en la Casa Blanca entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo en la Unión Europea, Jean-Claude Juncker, ha sido mucho más fructífero de lo previsto.

Las expectativas sobre el fin de la guerra comercial eran bajas ante la beligerancia de Trump, pero ambas partes han pactado una tregua que implica concesiones por parte de la UE en forma de un aumento de las importaciones de determinados productos.

Justo después de su encuentro con Juncker, Trump se limitó a asegurar que su Gobierno busca un acuerdo comercial “justo” con la UE, mercado al que ha impuesto aranceles a las importaciones de acero y aluminio, y al que ha amenazado con más gravámenes para la industria automovilística. “Estados Unidos lleva años perdiendo cientos de miles de millones de dólares con la UE. Queremos una competencia en igualdad de condiciones”, manifestó el magnate.

El presidente de la UE trató, por su parte, de enfatizar que ambas partes son “aliados” y “no enemigos”, después de que Trump asegurara tras su viaje a Londres de hace dos semanas que Europa es ahora el “enemigo”. Después de la beligerancia mostrada en esa visita, Juncker se apresuró a concertar una cita con Trump en Washington que, sobre todo, buscaba evitar aranceles a los automóviles, una medida que podría ser letal para mercados como el alemán. “Somos estrechos socios y aliados, no enemigos. Debemos concentrarnos en bajar los aranceles, no en subirlos”, declaró Juncker.

Horas más tarde, ambos mandatarios dieron más detalles sobre una tregua que dio esperanzas a los mercados. Trump afirmó que se ha abierto una “nueva fase” en las relaciones y se mostró confiado en que se “resolverán” las tarifas impuestas por Washington a las importaciones siderúrgicas europeas.

En el marco de este acuerdo, por el que ambas partes “ganarán” y “trabajarán conjuntamente hacia la eliminación de tarifas”, se ha pactado suspender la imposición de nuevos gravámenes, lo que implica que, al menos de momento, la industria automovilística de Europa queda libre de las tasas.

También podría gustarte Más del autor