Un peso sin peso

Perdió más del 20% de su valor frente al Guaraní en los últimos meses

Luego de la corrida bancaria sufrida en Argentina la sema­na pasada, la coti­zación local de la moneda del vecino país tocó el nivel más bajo del año y de los últimos seis meses.

El día viernes, la moneda rioplatense cerró a una co­tización de 250 a la venta y 220 a la compra, tomando en cuenta los datos de la casa de cambio “Cambios Chaco”.

REACCIÓN

Luego del aumento en la tasa de interés interna­cional, que debido al alto déficit externo (ligado de manera directa al alto nivel de déficit fiscal), produjo una suba del riesgo país de la Argentina en relación a otros países emergen­tes, el gobierno argentino, comandado por Mauricio Macri, presidente de aquel país, no tardó en intervenir en el mercado cambiario de modo a contrarrestar la devaluación del peso argentino y la abultada subida de la cotización del dólar americano.

En este sentido, se pudo observar la implementa­ción de una política mone­taria contractiva, aumen­tando la tasa de interés de referencia, tocando un techo del 40%.

Además, se redujo la te­nencia de dólares de los bancos, obligándolos a desprenderse de divisas, este hecho en particular permite que circule con mayor velocidad la mone­da en el mercado y por esta mayor circulación haya una presión a la baja en su precio.

POLÍTICA FISCAL

Paralelamente, el gobierno argentino anunció una meta fiscal más dura que la proyectada inicialmente.

El déficit fiscal primario será 2,7% del PIB en lugar del 3,2% y no se colocará más deuda en los merca­dos internacionales en lo que resta del año.

Estos cambios denotan la necesidad del país vecino en ir acortando los excesi­vos gastos que maneja el Estado, de modo a poder disminuir paulatinamente las deudas y la inflación que esto conlleva, permi­tiendo cumplir el objetivo final: la estabilización del dólar.

IMPACTO

Un peso más débil frente al guaraní, podría aumentar el contrabando y la con­siguiente disminución de la recaudación del fisco, debido a que los productos argentinos se hacen más atractivos.

Por otro lado, con un dólar alto frente al peso se abaratan las importaciones de productos argentinos.

También podría gustarte Más del autor