Un toque de amor que revive y renueva el hogar paraguayo

TODO SE PUEDE CON AMOR Y CREATIVIDAD

Sara Andrea Valenzuela
[email protected]

Por amor uno es capaz de hacer lo que sea e in­clusive despertar talen­tos que pudimos haber tenido dormidos por mu­cho tiempo, pero cuando nacen son imparables y nos llevan a tocar el éxi­to, este es el caso de dos emprendedoras Giselle Borgognon y Maria Elsa Brusquetti, socias y ami­gas. “Nos dimos cuenta que todo se puede conAmor y de ahí surgió el nombre”. Por amor al arte un lugar único donde todo se trasforma y mejora.

La idea del local nació con las ganas de armar nuestros propios hogares, “empezamos haciendo cosas para nosotras mis­mas, nos juntábamos a idear muebles y objetos decorativos, nos divertía y de paso estábamos reci­clando a menor costo que un mueble nuevo”, co­menta Giselle Borgognon.

El taller inició en octubre del 2012 e iniciaron la ven­ta al público en diciembre de ese año. “Nuestro de­safío más grande fue el hecho de lanzar la idea en el verano en San Bernar­dino. Sabíamos que nos estábamos enfrentando a un público reducido, solo la gente que veranea en esa ciudad, pero nos animamos y nos fue muy bien, tanto que la idea fue solo por la tempora­da y terminamos abrien­do también en Asunción desde marzo del 2013 por la buena receptividad que tuvimos”, agrega Gise­lle. Además relata que en sus inicios las socias solo realizaban muebles con palets y a medida, fue pa­sando el tiempo fueron dejando de lado ese mate­rial pero siempre trabaja­ban con madera.

 

La particularidad de su trabajo radica justamen­te en el hecho de que las mismas por lo general seleccionan los muebles, los compran y posterior­mente los restauran; des­tacan además que siem­pre buscan que sean bien paraguayos y, claro, na­cionales. “Buscamos los que más reflejan nuestras costumbres”, enfatiza.

Así también, los ele­mentos que utilizan como puertas y persianas son seleccionados por ellas mismas siempre tratando que sean lo más antiguos posible; cada mueble es una creación distinta evitando en muchos ca­sos la réplica de los mis­mos, esta es la clave de su esencia, resaltan.

Las amigas son las que personalmente se en­cuentran detrás de cada restauración. “Presen­tamos muebles de estilo clásico restaurados, vin­tage y también recicla­dos; utilizamos puertas, ventanas, rejas, marcos de puertas, portones, maderas viejas, hierros, entre otras cosas, y los transformamos en mue­bles esenciales para el hogar dando un toque cálido de arte con mucho amor”, destaca Giselle.

También podría gustarte Más del autor