Una pareja con un negocio picante entre las manos

Elaboran distintas opciones de condimentos

Camila Mongelos

[email protected]

La salsa picante es uno de los condi­mentos más clási­cos y consumidos en el país, y más aún si se trata de una receta casera, ya que la misma puede ser un excelente acom­pañamiento para varias comidas.

Matute Salsas es un em­prendimiento de Teresa Yegros y Rafael Taveira, una pareja que decidió poner a prueba una receta especial de picantes y sal­sas que hoy día es suma­mente solicitada en sus puntos de ventas.

La creadora oficial es Teresa Yegros, quien cuenta con una afinidad y pasión por la cocina. “Empezamos como hobby en el año 2010 aproximadamente, pero oficialmente estuvimos en el mercado desde el 2016. Luego nos unimos con la Familia Torrents, hicimos algunos ajustes de la receta y lanzamos en octubre de 2017”, mencionó Yegros.

“Contamos con el picante original, pero especiado con un sabor diferente, hicimos el de romero, de kuratu, de clavo de olor y canela, y uno de comino y naranja”, indicó la em­prendedora.

Aunque el producto estre­lla sea el picante original con ajo y ají, el negocio cuenta a la vez con dos tipos de salsas, la primera se trata de una que inclu­ye albahaca, ajo fresco y maní una combinación bastante llamativa; la siguiente se trata de una mezcla entre jengibre y ajo fresco, todas son he­chas con productos natu­rales.

Los productos de Matute tienen un costo aproxi­mado de G. 20 mil, los mismos se encuentran en varios locales im­portantes del país ta­les como la cadena de Biggies, Casa Rica, La herencia, La Marchante, Salemma, Real, Arete, y en varios puntos de Asunción, así como tam­bién en Encarnación, Puerto Elsa, Ciudad del Este y Pedro Juan Caba­lleros.

El producto va dirigido a personas que disfruten el consumo de picantes y aquellos quienes buscan probar sabores nuevos, puede ser un buen acom­pañante del asado, con un par de tostadas, en una pi­cada de quesos, en ensala­das, con milanesas, etc.

“Es muy fácil de combi­nar con cualquier cosa, y aporta un sabor diferente. Yo recomiendo que prue­ben, no se van a arrepen­tir”, añadió Rafael Taveira, uno de los propietarios.

La inversión aproximada para emprender con Ma­tute fue de G. 25 millones, dinero que les permitió iniciar con una pequeña producción y hoy día as­piran llegar a más ciuda­des del interior y lograr incluso exportar a otros países.

Trabajan actualmente tres personas en la elabo­ración de los picantes y salsas, la elaboración lle­va su tiempo ya que bus­can obtener un producto de calidad, principalmen­te por el tipo de locales a los cuales distribuyen.

FORTALEZAS

“Una de las fortalezas que tiene Matute es el hecho de que se trate de algo 100% nacional, que se produce con ingredientes frescos y procesados al vacío, conservando los colores y sabores origina­les.

Otra de ellas es que algu­nos sabores no existen todavía en nuestro mer­cado. Como la pasta de jengibre, el pesto de rú­cula, la pasta de cebolla al curry o los picantes espe­ciados”, concluyó Yegros.

También podría gustarte Más del autor