Vida laboral vs vida personal: un desafío de aprendizaje para la vida

Uno de los principales problemas de la sociedad actual es la sobrecarga de trabajo. El desequilibrio entre la vida laboral y la personal es el día a día de muchos que no han logra­do combinar ambas área sin que alguna de ellas se vea eclipsada casi en su totalidad, como sucede muy comúnmente en el mercado laboral de hoy.

Mientras muchas em­presas tampoco han im­plementado políticas de modo que sus funciona­rios gocen de una mejor salud mental y emocional, también un factor que juega un papel impor­tante es la necesidad de aprender a conjugar todas las áreas de la vida y dis­frutar cada una de ellas por separado, en este caso, lo laboral versus lo personal.

POLÍTICAS
Felipe Cat, socio funda­dor de la consultora Advi­ce con sede en Paraguay, explica que cuando una organización no cuenta con claras políticas de ca­lidad de vida, se ven afec­tados aspectos que llevan a una mala comunicación, falta de motivación e in­satisfacción laboral, por tanto alertan que el des­empeño laboral estará en alto riesgo.

“La calidad de vida la­boral implica el bienestar físico, psicológico y satis­facción que un colabora­dor posee siendo parte de una organización, ya sea en su ambiente de traba­jo y en los vínculos con los demás”, puntualizó. También recordó que ante este escenario, el desem­peño y la rentabilidad de la empresa en algún mo­mento saldrán afectados.

ALINEARSE
Por su parte, Silvia Gill, coach especializada en capacitación de poten­cial humano, expone la necesidad de mantener el equilibrio entre la vida laboral y personal, apren­diendo a disfrutar de cada espacio. “Hay que estar 100% en el lugar en el que estamos”, dice luego de explicar que debido a no poder mantener el debido equilibrio, no obtenemos el desempeño esperado en donde nos encontre­mos.

Para Gill es necesario desarrollar la capacidad de disfrutar, aprender a estar presentes, aprender a decir que no, y a delegar. La experta explica tam­bién que para ello es fundamental pasar de la alienación a la alineación. ¿Cómo? La alienación es una forma de ensimis­mamiento, en el que la persona en vez de estar realmente en el presente, se encuentra absorta en alguna cosa que roba su atención, lo que le im­pide mantenerse activo y disfrutando el aquí y ahora. La alineación, sin embargo, es aprender a concentrar nuestra men­te en el presente, libera­dos de cualquier cosa que pueda captar toda nuestra atención.

Cat coincide en la necesi­dad de un punto de equili­brio, y considera que para ello se debe tener presen­te que existe una relación negativa entre una jor­nada laboral extensa y la productividad. “Uno de los factores más determinan­tes en este equilibrio es la capacidad de cada persona de poner y ponerse lími­tes, tanto sea en lo que re­fiere a la cantidad de horas de trabajo como a las res­ponsabilidades asumidas dentro de un equipo. Es­tablecer un límite para el tiempo, para el espacio, y de acceso”, aconseja. Para el profesional, hacerse tiempo para la familia y amigos ayuda a planificar el trabajo, aumentar la productividad y lograr el limite con el trabajo.

Gill también aconsejó que es crucial perder el miedo a decir que no, y ser mas fieles a nosotros mismos, para así poder mantener un equilibrio.

También podría gustarte Más del autor