Vocación y profesión deben ir en sintonía para el logro de metas

DESARROLLO

Al término de los estu­dios secundarios, uno de los retos enfrentados por los jóvenes es la elección de la carrera universita­ria. A simple vista, pare­ce ser una tarea sencilla, pero analizándolo con meticulosidad, el proce­so de decisión requiere de algunas pautas que no deben ser pasadas por alto.

El diario El País, en su artículo relacionado a consejos para no equivo­carse al elegir la carrera, indica que si realmente no se tiene vocación co­nocida, lo mejor es pro­bar varias cosas.

UNA MIRADA AL MERCADO LABORAL

Blanca Lefebvre, psi­cologa y máster coach ontológica, comenta que un paso muy importante en estos casos es contar con un panorama gene­ral de las oportunidades del mercado. “Hoy día se vive un crecimiento en varios sectores y deja al desnudo la carencia de profesionales en varios ámbitos”.

Los expertos recomien­dan también realizar diferentes cursos que no supongan coste, porque la vocación no se espera, se construye.

APRENDER Y PROFUNDIZAR

Muchas vocaciones han surgido de profundizar mucho en un asunto. Cuanto más se sabe de algo, más te gusta.

Una vez finalizada la fase de experimentación, conviene poner el foco en una materia en lugar de seguir acumulando cono­cimientos superficiales sobre infinitos campos. Esta estrategia, además de ayudarte a aclarar tu vocación, también es útil para la entrada en el mercado laboral, pues te ayudará a definirte, pro­fesionalmente hablando, y a diferenciarte de la competencia.

“No hace falta hacer co­sas extraordinarias, sino lo ordinario extraordina­riamente bien”, resalta la profesional.

UN NUTRIDO NETWORKING

Aunque aún no sepas con total claridad lo que quieres estudiar, hay una cosa que siempre necesitarás: contactos. Así que allá donde vayas dedícate al arte de hacer networking, pero tam­poco te conviertas en una máquina de repartir tar­jetas, simplemente habla con la gente, conócelos y, si estás de suerte, haz algún amigo. Recuerda que eres y serás tus rela­ciones.

Si tu objetivo es tener mejores perspectivas profesionales, debes va­lorar las oportunidades de empleabilidad que tiene un curso o un más­ter.

También podría gustarte Más del autor