BLOOMBERG

Jeff Green

La Mujer Maravilla de­mostró el fin de semana pasado que puede vender boletos con más de US$ 100 millones en ventas en taquilla. La siguiente pre­gunta es si ella también podrá vender juguetes -y maquillaje, y galletas listas para hornear, y una gama completa de pro­ductos que buscan desa­fiar a la comercialización tradicional de productos de superhéroes “exclusi­vos para niños”.

 

SUPERHÉROE FEMENINA

Wonder Woman es la última y más grande prueba de la capacidad de Hollywood para promo­cionar a una superhéroe femenina. Después de “Star Wars: The Force Awakens”, los fans usa­ron la campaña #whe­resRey para destacar la ausencia inicial de jugue­tes y juegos con la estrella femenina de la pelícu­la, antes de que Disney inundara las tiendas con más mercancía. Perso­najes más recientes como Harley Quinn, Batgirl, Black Window y Supergirl han sido incluidos en los estantes de las tiendas. La Mujer Maravilla es la primera superhéroe fe­menina en años que tiene su propia película.

“Hasta hace tres años, las superhéroes femeni­nas eran pocas y distantes entre sí”, dijo Jim Silver, editor del sitio de revisión de juguetes TTPM.com. “Nunca se vieron, y los que fueron probados, a excepción de una o dos como las Power Puff Girls, nunca les fue bien. Ahora todo el mercado ha cam­biado”.

 

ESTIMACIONES

Él estima que las ventas de juguetes este año para Wonder Women, estric­tamente vinculadas a la película, serán de alrede­dor de US$ 100 millones, menos que muchos de los tradicionales superhéroes hombres, pero aún así una cantidad significativa de ingresos.

Luego están los produc­tos orientados a las niñas, como los cosméticos, las joyas y las bolsas de la marca Wonder Woman. La princesa amazónica, con su lazo de oro y su espada, podría ganar hasta US$ 1.000 millones de dólares en ventas globales de pro­ductos licenciados, dijo Karina Masolova, editora ejecutiva de The Licensing Letter, que registra los in­gresos por licencias. Eso la pondría por delante de Superman y a la par con Batman, que obtiene una ventaja de su surtido de armas y vehículos.

“Los superhéroes se han vuelto parte de la cultura pop, y no es solo un grupo de consumidores de nicho el que está comprando estos productos”, dijo, recordando una época en que los juguetes de super­héroes tenían una conno­tación más nerd. “Ahora los juguetes también pue­den estar en el pasillo de juguetes para niñas. Y en el pasillo de maquillaje”.

También podría gustarte Más del autor