Manifestaciones en favor de Berlusconi y para exigir elecciones anticipadas

Roma, 13 nov (EFE).- Centenares de militantes del partido de Silvio Berlusconi,
el conservador Pueblo de la Libertad (PDL), se concentraron hoy ante el
palacio del Quirinal -sede de la presidencia del país- para pedir
elecciones anticipadas, y ante la residencia del ex primer ministro para
mostrarle su apoyo.

"Elecciones ya, elecciones ya" y "Monti
vuelve a ser banquero" fueron los eslóganes que corearon los
manifestantes, que ondeaban banderas italianas y entre los que se
encontraban destacados dirigentes del PDL.

La concentración
ante el Quirinal se desarrolló prácticamente durante toda la jornada,
dedicada por el jefe del Estado, Giorgio Napolitano, a las consultas con
los partidos con representación parlamentaria, con los titulares del
Senado y la Cámara de Diputados y los expresidentes de la República para
buscar una salida a la crisis de Gobierno desatada con la dimisión de Berlusconi.

Desde la plaza del Quirinal, los manifestantes se trasladaron ante el palacio Grazioli, la casa de Berlusconi en Roma, donde volvieron a exigir elecciones anticipadas.

También se mostraron contra la formación de un gobierno técnico -como
se perfila- presidido por el economista y excomisario europeo Mario
Monti, al que apoyan la mayoría de formaciones parlamentarias menos la
derechista Liga Norte, hasta ahora aliada del PDL.

Ante los gritos de sus fieles, Berlusconi
salió del palacio Grazioli a la plaza, donde fue saludado por los
militantes y desde allí se dirigió a la presidencia del Gobierno, el
cercano palacio Chigi, donde, según los medios italianos, grabará un
mensaje televisado en el que explicará los motivos que le han llevado a
la dimisión.

Estas manifestaciones de apoyo a "Il Cavaliere"
se han registrado después de que en la noche de ayer miles de ciudadanos
se manifestaran en la plaza del Quirinal, ante el palacio Chigi y la
casa de Berlusconi
contra el político conservador, al que llamaron, entre otras cosas,
"bufón" y "ladrón" y al que arrojaron monedas cuando entraba en el
palacio del Quirinal para presentar su dimisión a Napolitano.

La concentración de ciudadanos era tal en la plaza del Quirinal que Berlusconi
se vio obligado a hacer un recorrido alternativo para poder llegar a la
presidencia de la República, adonde entró entre ensordecedores gritos
de "Dimisión, dimisión".

Berlusconi, según dijeron fuentes de su partido, se sintió "muy amargado" por esos actos de los ciudadanos contra él.

También podría gustarte