Un fallo impide que la estación rusa Fobos-Grunt tome rumbo a Marte

Moscú, 9 nov (EFE).- Un fallo impidió hoy que la estación rusa Fobos-Grunt tomara rumbo a Marte y los especialistas tienen sólo tres días para intentar recuperar el aparato, que quedó en órbita terrestre.

"El propulsor no funcionó. No hubo ni primer ni segundo encendido. Esto significa que el aparato no pudo orientarse por las estrellas", dijo hoy el director de la agencia espacial rusa, Roscosmos, Vladímir Popovkin, citado por la agencia Interfax.

El primer impulso debía situar la Fobos-Grunt en una órbita elíptica transitoria y el segundo, proyectarla en dirección al planeta rojo.

Lanzada a las 20.16 GMT del martes por un cohete Zenit-2SB desde el cosmódromo kazajo de Baikonur, la estación interplanetaria automática, con 13,5 toneladas de masa, quedó en órbita de apoyo en torno a la Tierra.

"No diré que (el lanzamiento) ha sido un fracaso. Es una situación imprevista, en la que hay que trabajar", dijo el director de Roscosmos.

Popovkin subrayó que la buena noticia es que el aparato aún conserva intacto su combustible, por lo que es posible repetir la maniobra de colocación del mismo en la trayectoria de la órbita marciana.

En ese caso, los especialistas podrían cargar un nuevo programa de vuelo de la estación interplanetaria, que tiene como objetivo posarse en Fobos, una de las dos lunas marcianas, y traer de regreso a la Tierra muestras de su suelo.

Posteriormente, Roscosmos informó de que el aparato funciona con normalidad y que la agencia tendrá hasta dos semanas para recuperar el aparato, mientras otras fuentes adelantaron que en las próximas horas comenzará la labor de salvamento de la sonda automática.

"A las 23.00 hora local (19.00 GMT) de hoy, Fobos-Grunt se encontrará en la zona de visibilidad terrestre del cosmódromo Baikonur", afirmó una fuente de la industria espacial rusa a la agencia Interfax.

Entonces, añadió la fuente, "los especialistas recibirán la información telemétrica del aparato, lo que permitirá establecer la causa de lo ocurrido".

El objetivo es retomar la comunicación con el aparato, solucionar el problema, sea técnico o informático, y reconducirlo a su órbita de vuelo con destino a Marte.

"Tras recibir la información telemétrica se esclarecerá si el motivo de la situación irregular es la avería de uno de los aparatos. En este caso salvar el aparato ya no sería posible", dijo.

Nada más conocerse el fallo, fuentes del sector espacial ruso indicaron que éste pudo haber producido por un desperfecto mecánico en el sistema de orientación de la estación o por un problema en sus sistemas informáticos.

Horas después, otra fuente dijo en condiciones de anonimato a Interfax que la Fobos-Grunt quedó en la órbita terrestre debido al funcionamiento defectuoso del sistema de mando.

"Los especialistas había advertido de que el sistema de mando de la estación interplanetaria no estaba a punto. El riego de fracasar por su mal funcionamiento era muy alto. Lamentablemente, se cumplieron los peores pronósticos", subrayó.

Mucho más pesimista que la jefatura de Roscosmos, la fuente indicó que las posibilidades de recuperar la Fobos-Grunt son mínimas, y agregó: "Sería un milagro".

Entretanto, otro experto advirtió de que la órbita de apoyo en la que encuentra la estación es bastante baja (208 kilómetros de perigeo y 356 de apogeo), por lo que si no se logra reprogramar su vuelo, existe el riego de que caiga a la Tierra.

"En esa órbita puede mantenerse entre cinco y diez días, tras lo cual como resultado de la pérdida de velocidad entrará en las capas densas de la atmósfera y caerá a la Tierra", dijo.

El lanzamiento de la Fobos-Grunt debía marcar el inicio de una misión de 34 meses que incluía el vuelo al Fobos, una de las dos lunas de Marte, el descenso en su superficie y, finalmente, el retorno a la Tierra de una cápsula con 200 gramos de muestras del suelo del satélite marciano.

El proyecto, con un coste de 5.000 millones de rublos (unos 170 millones de dólares), de llegar a buen término, permitirá el estudio de la materia inicial del sistema solar y ayudará a explicar el origen de Fobos y Deimos, la segunda luna marciana, así como de los demás satélites naturales en el sistema solar.

La estación rusa, que también debía colocar en órbita marciana el minisatélite científico chino Yinghuo-1, está asegurada por Centro Asegurador de Rusia, por el total de su valor: 1.200 millones de rublos (unos 40 millones de dólares).

El anterior intento de Rusia de enviar un aparato a Marte, 1996, concluyó en fracaso al caer la sonda, la Mars-96, en el océano Pacífico sin alcanzar siquiera la órbita terrestre.

También podría gustarte