Empresario con madera de ingenio que supo sacar provecho de la adversidad

INDUSTRIA CON MÁS DE 60 AÑOS DE VIGENCIA

Lorena Barreto
[email protected]

Para don Juan Carlos Altieri no fue tarea fácil subir a la cabeza de una empresa familiar con un gran volumen de mo­vimiento de maderas. Desde niño se introdujo en el mundo de la in­dustria conociendo paso por paso el negocio que su padre inició en 1945. Hoy es presidente de la Industria Maderil Altieri, sociedad conformada por sus hermanos y primo con la visión firme de ser una empresa con crecimiento sostenido a pesar de las recesiones provocadas por las limitaciones de los mercados exteriores.

EL INICIO DE TODO

Al conocer historias de­trás de imperios que hoy mueven grandes volúme­nes de producción, puede ser recurrente que todos hayan iniciado enfocados en otros rubros. Muchos han encontrado la clave luego de años de intentar consolidarse como em­presa.

En este sentido, la firma Altieri cuenta sus prime­ros pasos desenvolvién­dose en la industria del agronegocio, iniciado por don Miguel Altieri -pa­dre de Juan Carlos Altieri, actual presidente- y Do­mingo Scavone, en 1945.

Con un crecimiento sos­tenido, en 1952 se creó la SRL integrada ya por los hermanos Altieri. Fue el inicio de una nueva ge­neración para la empresa ya establecida como una industria maderera.

CRECIMIENTO

‘‘Más que una industria maderera fue una expor­tadora de rollos y made­ras aserradas’’, comenta Altieri. En el contexto de las leyes comerciales que introdujeron un límite para el rubro de la made­ra, menciona que cuando en el año 1963 se prohi­bió la exportación de ro­llos, Paraguay comenzó a industrializarse y esto significó la aparición de las primeras industrias transformadoras de la madera aserrada, ya no solo transformadora de rollos. ‘‘Teníamos que tener un mayor aprove­chamiento de nuestro producto’’, agregó.

Dado este crecimiento, la industria maderera em­pezó a crecer generando una diversidad de produc­tos. ‘‘Hoy creo que Para­guay se está haciendo un aprovechamiento inte­gral de la madera, porque prácticamente nada se pierde en la transforma­ción’’, indica.

DIFICULTADES

Siendo el 70% de la pro­ducción exportada hacia Argentina, Altieri tam­bién cuenta una historia de ingenio tras el cierre del mercado argentino durante el anterior Go­bierno del vecino país, que implicó una importante baja en sus facturaciones. ‘‘Como toda crisis trae aparejada nuevas posibi­lidades’’, cuenta orgullo­so. Esta recesión los llevó a buscar nueva materia prima y nuevos mercados.

NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA

Una de las nuevas apues­tas que implantaron en su negocio fue el cambio de materia prima. De abas­tecerse de bosque nativo, pasaron a utilizar árboles de bosques reforestados mayormente de eucaliptos. ‘‘Hoy es­tamos haciendo todo con madera de reforestación’’, manifiesta.

SUSTENTABILIDAD

Antes el sistema de uso de la madera era contra­producente para el me­dio ambiente con el uso de las maderas nativas. Actualmente la empresa apunta a hacer un aprove­chamiento integral de la madera, apostando por la madera de reforestación. Con la reforestación se fueron sustituyendo los viejos sistemas y se em­pezaron a generar nuevos puestos de trabajo y, am­bientalmente, también la producción forestal se hizo sustentable y amiga­ble con el medio ambien­te.

Actualmente la empre­sa emplea a más de 60 personas en su planta de producción de pisos de madera, aberturas, mate­riales para techo, y mue­bles para jardín. Pese al cierre de su mayor merca­do, Argentina, igualmen­te destinan sus productos a Chile, Estados Unidos y España.

Respecto al crecimiento de la empresa en los úl­timos años, Don Carlos nos cuenta que el 2014 fue el más duro. Pero en 2016 logró aproximadamente un 20% de aumento en sus exportaciones. Él, anima­do expresa que el desafío es mantener este ritmo de negocios y seguir cre­ciendo.

También podría gustarte