¿Por qué el naranja?

Por Nathalia Gonzalez

KOGA

“La economía creativa o economía naranja, representa una riqueza enorme basada en el talento, la propiedad intelectual, la conectividad y por supuesto, la herencia cultural”, cita “La economía naranja, una oportunidad infinita”, de Felipe Buitrago e Iván Duque.
En Paraguay, la contribución de la economía naranja al PIB es del 4,1% según el libro El Impacto Económico de las Industrias Creativas en las Américas. A pesar de esta pequeña pero poderosa cifra, muchos creen que estamos “verdes” en este aspecto, cuando nuestras acciones como país demuestran lo contrario.
Ejemplos en el cine, con producciones como 7 cajas y Luna de Cigarras; en la música, con el maestro Luis Szarán y el movimiento Sonidos de la tierra, que fusiona arte con impacto social; en el rubro automovilístico, con Quantum y su prototipo de auto eléctrico unipersonal; la iniciativa Po, con la impresión de prótesis de manos en 3D y la industria de la moda, en donde innovamos afianzando nuestra identidad cultural. Todo esto ayuda a generar un contexto que favorece a la revalorización de nuestro patrimonio cultural.
¿Por qué ese color?
El naranja está fuertemente relacionado a la cultura, la creatividad y la identidad. Este concepto procesa estas actividades y las ve convertirse en bienes y servicios para el consumo final, abriendo así una puerta a nuevos modelos de negocio.
La economía naranja fusiona la cultura con la economía: es ese punto en el que la creatividad y la cultura encuentran su lugar en el mundo de los negocios. Hoy, sin creatividad, nos sería imposible enfrentar los cambios del mercado.

También podría gustarte