Tras escapar a juicio, Temer necesita votos para pensiones

El número mágico para aprobar la reforma es de 308

Tras haber conseguido mantenerse en el poder para el resto de su mandato, el presidente de Brasil, Michel Temer, también quiere pasar a la historia como el hombre que arregló las maltrechas cuentas del país. Con ese fin está tratando de aprovechar el apoyo en el Congreso, que la semana pasada le salvó de enfrentarse a un juicio por corrupción, con el fin de aprobar una reforma de pensiones que ahorraría a la mayor economía de América Latina cientos de miles de millones de reales.

LOS NÚMEROS

El número mágico de votos necesarios para aprobar la reforma en la Cámara Baja es de 308, frente a los 263 que bloquearon una continuación de la investigación de los car­gos contra él la semana pasa­da. El consenso en Brasilia es que el Gobierno cuenta con un breve margen de ma­niobra hasta el comienzo de septiembre para celebrar una primera votación sobre el proyecto de ley en la cámara de diputados. Según una en­cuesta de Bloomberg a los 26 partidos en la Cámara Baja, el Gobierno tiene actualmente entre 280 y 285 votos de los 513 en dicha cámara.

SIN EMBARGO

Esto es aproximadamente el mismo número de diputados que mantuvieron a Temer en el poder: 284, teniendo en cuenta abstenciones y au­sencias. Los políticos que vo­taron a favor de dejar de lado los cargos por corrupción no son necesariamente los mis­mos que los que respaldan la reforma de las pensiones. Para convertirse en ley, el proyecto también requiere la aprobación del Senado.

El sistema de pensiones de Brasil es insostenible. El Gobierno gasta actualmente alrededor del 13% del PIB en pensiones, según cifras ofi­ciales, pero se espera que esa cifra se dispare. Se prevé que la fuerza de trabajo activa se contraiga un 6,7% para 2060, mientras que el número de jubilados crece un 263%. Sin una reforma importante de las pensiones, gran parte de los esfuerzos de Temer por controlar el gasto hasta la fe­cha habrán sido en vano.

FACTORES A FAVOR

Los partidos que esperan gobernar Brasil a partir de 2019 quieren que el actual Gobierno haga el trabajo duro. Muchos políticos en la coalición gobernante están alineados ideológicamente con la Administración de Temer; y Temer y su equipo son negociadores con mu­cha experiencia.

FACTORES NEGATIVOS

No hay más bazas de ne­gociación tras una ronda de concesiones antes de la votación sobre el juicio de Temer. Poco tiempo a su fa­vor. Necesita un colchón de votos adicionales para ase­gurarse el resultado. No hay margen de negociación con la oposición.

También podría gustarte