Ladrillo por ladrillo construyen sueño de la casa propia

“En estos 25 años Paraguay se ha transformado en otra cosa, pero las necesidades y las motivaciones siguen siendo las mismas, las personas necesitan acceder a sus viviendas, consolidar el futuro de sus hijos, y su propio retiro”, resaltó desde el inicio de la entrevista con 5días, Ernesto Gómez, fundador de Fortaleza SA. Se trata de la empresa que sentó base en Paraguay dedicándose al desarrollo de inmuebles, con un inclusivo sistema de alcance a las familias que quisiesen cumplir el sueño de la casa propia.

“En estos 25 años Paraguay se ha transformado en otra cosa, pero las necesidades y las motivaciones siguen siendo las mismas, las personas necesitan acceder a sus viviendas, consolidar el futuro de sus hijos, y su propio retiro”, resaltó desde el inicio de la entrevista con 5días, Ernesto Gómez, fundador de Fortaleza SA. Se trata de la empresa que sentó base en Paraguay dedicándose al desarrollo de inmuebles, con un inclusivo sistema de alcance a las familias que quisiesen cumplir el sueño de la casa propia.

Original de Argentina, apostó por levantar en Paraguay ladrillo por ladrillo un sueño que, desde el principio, era ambicioso; y lo cumplió como tal. “Soñar con lo que hoy tenemos fue un logro importante”, prosiguió. Su empresa, hoy familiar, es un canal por el cual muchos paraguayos acceden a la seguridad de una vivienda.


PRIMEROS CIMIENTOS

Este sistema de construcción desembarcó en el 1992 de la mano de Gómez junto con otros inversionistas argentinos. Sin embargo, más tarde pasó a manos de su dueño actual, quien aclaró que por muchos años la empresa estuvo solo a su cargo.

Sería recién el 2015 el año en que se constituyera como una empresa familiar, con la incorporación de uno de sus dos hijos, Francisco, para encabezar la dirección comercial.

Este por su parte, con un buen bagaje en el mundo de los negocios en compañías de comunicación, decidió por elección propia sumarse al negocio de su padre.

LA PUERTA HACIA LA EMPRESA FAMILIAR

El inicio de una compañía que hoy es familiar no fue pensada como familiar propiamente dicha. “Yo no iba a obligar a mis hijos a trabajar conmigo”, explicó.

Hoy, su hijo, con la vasta experiencia que adquirió en otras firmas, va colocando los cimientos de su futuro tomando las riendas de la empresa.
DESAFÍOS EN SUELO PARAGUAYO


Ernesto confesó que idealizar e imaginar un futuro para Fortaleza fue un gran desafío.

“Las personas que están todavía me escucharon decir lo que iba a venir, cuando aún no teníamos nada. Ellos se acuerdan y han podido comprobar que lo que habíamos dicho que iba a pasar, pasó”, recordó el fundador y reflexionó que no fue magia sino el logro de una conjunción de cosas que tiene que ver con el equipo de trabajo, al cual considera fundamental.

Para él también el ser extranjero, fue un factor desafiante para la construcción de su ideal. Ganarse la confianza de los paraguayos no fue tarea fácil, sin embargo era lo primordial. “La confianza la fuimos ganando no por hablar, sino por hacer. La gente valora cuando ven que hay una compañía que lucha, que promete y va cumpliendo, siempre con perfil bajo”, apuntó.

CRECIMIENTO
Desde su instalación, comentó Gómez, lo que hicieron fue adaptar y modernizar la compañía a través de la incorporación de tecnología y el constante énfasis en los recursos humanos, en capacitar a sus colaboradores entendiendo que esa era el cimiento más importante para sus proyectos.

“Hemos tenido también un antes y un después. Hace 8 años, cambiamos el paquete accionario a la compañía y le dimos un pulso diferente, y eso hace que en 8 años hayamos crecido exponencialmente”, precisó.

Detrás de los 25 años, la solidez adquirida puede notarse en os 4.000 clientes que confiaron en ellos y depositaron sus sueños en sus manos. Actualmente emplean a más de 80 personas de manera directa.

Dicho crecimiento los permite proyectar para los próximos 5 años un total de 100.000 m² de obras. Actualmente cuentan con una notable presencia de marca en el mercado, y según detalló lo hacen con un gran sentido de responsabilidad social.

“No por eso estamos pregonando que somos los mejores en todo, no. Somos una alternativa más, una empresa que se jacta de ser seria”, afirmó.

NUEVO MANDO

A la dirección de Ernesto Gómez, le seguirá la de su hijo Francisco, quien hoy dirige las decisiones comerciales.

Francisco cuenta que el desafío de incorporarse fue tratar de desembarcar al negocio como profesional y como familiar. A su vez reconoce que el gran reto fue profesionalizar la organización, que para él es un trabajo que implica mucha generación de conciencia. “Hay cosas que los libros dicen que hay que hacer, y otras que la gente dice que hay que hacer, y las dos están bien en algunas oportunidades”, mencionó y reconoció que este es un proceso doloroso pero necesario para todos.

En ese marco, indicó que el siguiente paso es que se pueda generar otro director comercial para cuando él tome el timón de Fortaleza SA.

“Tenemos como filosofía empresarial: que si nosotros vamos a crecer, la gente también debe crecer, en lo personal y lo profesional”, finalizó Francisco.

También podría gustarte