Libertad de prensa

Opinión | Juan Pablo Fernández Bogado | A bogado - Profofesor |@jpferbo

La libertad de prensa está asociada con la democracia, ya que de la libertad de expresión que exista en un país depende que los poderes públicos actúen con la claridad que corresponde, y cuando así no lo hagan sean denunciados, siendo este el contrapoder para poner en relieve las arbitrariedades que los poderes de turno puedan cometer.
Lo más importante, que estas denuncias no conlleven represalias, tal como se ve en los países dictatoriales. Ejemplo patente de ello tuvimos en nuestro país en la época de la última dictadura, la cual justamente fue en cierta manera superado con el amanecer democrático de 1989, y más aun con la entrada en vigencia de la Constitución de 1992, que consagra una amplia libertad de prensa.
Es imposible no darse cuenta, como de manera recurrente y hasta volviéndose un patrón de conducta se ha menospreciado la labor de la prensa sojuzgando la libertad de expresión en muchos casos, comprando medios para censurar una opinión y alinear una verdad que beneficie a un sector que poco ayuda a la formación de una opinión pública y, por ende, de comunicadores que hasta deben autocensurarse para mantener el empleo y rebajando su condición básica de dignidad.
Volviendo al primer punto, debemos decir que muchos de los amaneceres democráticos vieron la luz, justamente apoyados en los medios de prensa, que arriesgando su propia seguridad y en pos de brindar la información a toda la población, difunden las denuncias contra el Gobierno para que la ciudadanía se enteren de las diversas actuaciones de la misma, que en muchos casos no se ajustan a los postulados democráticos, más todavía en los países de tendencia autoritaria, obstaculizando la labor de la prensa y no queriendo mantener una comunicación permanente como hemos vivido en los últimos años en nuestro país.
Son muchos los factores que se pueden citar y que hacen que la libertad de prensa sea fundamental en una democracia y un Estado de Derecho, ya que como opinan algunos: “La libertad de expresión y la democracia son hermanas”. Lo cual se puede decir que es una máxima irrefutable.
Vivimos tiempos nuevos, con herramientas nuevas que ayudaran a que la libertad de prensa tenga un sentido mucho más responsable y con fundamentos que ayuden a que al momento de informar lo puedan hacer con pruebas irrefutables que salgan de investigaciones responsables ayudados con la ley de acceso a la información pública, sirviendo de linterna para iluminar las irregularidades que los administradores de turno, quieran ocultar.
Los sostenedores de la libertad de prensa aseguramos que la misma es un derecho inalienable de la sociedad y como tal no puede estar expuesta al humor o a los intereses espurios de funcionarios, jueces y políticos, y por lo cual los hombres libres debemos de luchar todos juntos, todos los días, para que la luz de las libertades logradas tan sacrificadamente y con el precio de la sangre en muchos casos y el sacrificio de miles de hombres y mujeres no se apague.
Si se apaga la libertad de prensa se apagarán todas las demás libertades.

También podría gustarte