Estudiar afuera, un nuevo modo de ver el mundo

Joven estudiante sobresale en el exterior

Por Yeruti Salcedo
Australia

Ni todos los países son punteros en todos los sectores, ni todos pueden ofrecer, por lo tanto, la formación imprescindible para sobresalir en ellos. Por eso viajar y estudiar fuera de casa es tan importante.
Los estudiantes con vocación deben viajar a los lugares en los que se está marcando la diferencia, ya sea en tecnologías de la información, en sanidad, en finanzas, en ingeniería o en biotecnología, por poner sólo algunos ejemplos.
Nunca está demás destacar que más de 1.500 compatriotas se encuentran estudiando en el extranjero gracias a las becas Carlos Antonio López, jóvenes de diferentes edades en las mejores universidades a nivel mundial se destacan como ejemplo para el Paraguay. Christian Ariel Portillo de 29 años, se encuentra realizando un Masterado en Relaciones Internacionales, con enfoque en seguridad internacional, diplomacia y política de desarrollo, en la Universidad de Queensland, Australia.
“Estoy en Brisbane hace un año y tres meses, desde febrero del 2017. Recuerdo que el primer día en la universidad nos dijeron: “…disfruten al máximo, porque el tiempo va a pasar volando.” Les doy la razón, parece que hubieran pasado minutos.
Decidí en base a los precios y los rankings. Había visto la opción de aplicar a varias becas, entre ellas a los Estados Unidos, Alemania y Taiwán. Entre buscar y buscar, terminé yendo a una feria de universidades australianas. Después de visitar esa feria supe que Australia era la mejor opción porque los precios son competitivos yla Universidad de Queensland está entre las mejores 50 del mundo”, destacó el joven profesional.

ESTUDIAR EN OTRO IDIOMA
Desenvolverte con soltura en un segundo idioma es clave en el actual mundo global. Hablar bien inglés abre infinidad de puertas a empresas para las que es un requisito imprescindible, como las multinacionales, que cuentan con delegaciones en varios países o continentes.

Estudiar en el exterior no solo implica aprender el idioma que se utiliza en el centro de estudios, sino que es una inmersión completa, ya que el idioma se sigue usando en el día a día fuera de las aulas con amigos, compañeros de clase, etc. “Estudiar aquí fue un giro de 180 grados, es como estar en otro planeta. La universidad está llena de colores, animales silvestres muy peculiares, arte y paisajes. Mi parte favorita es el juego de luces del edificio principal a la noche. Y el campus es gigante, es prácticamente un suburbio
entero, es fácil perderse.
Las clases también son muy diferentes, son solo tres a seis horas en aula, y después pasás la mayor parte de tu tiempo estudiando en casa o haciendo trabajos prácticos en la biblioteca. Es una experiencia increíble”, destacó Portillo.

VOLVER A PARAGUAY
Irse lejos no es para todo el mundo, pero tampoco es imposible; hay que tener voluntad, predisposición, y sobre todo apoyo incondicional. “Yo elegí estudiar Relaciones Internacionales porque vi muchos proyectos interesantes en Paraguay, como los del Banco Interamericano de Desarrollo, o el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas. Una opción es aplicar mis conocimientos a esos proyectos. Otra opción es trabajar con misiones diplomáticas, cosa que acá forma parte de mi programa de estudios, uno de mis cursos este semestre incluye actividades en la Embajada de Uruguay”, finalizó el destacado estudiante paraguayo.

También podría gustarte