La economía sólo dista a un paso de la poesía

Por José Zalazar
[email protected]

Se dice que el poder de la palabra es tan grande que no tiene ataduras, excepto una de la que se hablará más a continuación y es ahí donde entra a jugar la importancia de la literatura en todas sus formas, no sólo en los libros de textos académicos, sino también en la estética, y la escritora y poetisa colombiana, Piedad Bonnett, echó luz sobre la anterior idea.
EL PRESTIGIO DE LA POESÍA
Es poco conocida la vez que el poeta argentino Jorge Luis Borges recibe en su departamento a una ilustre visita, Herbert Simon, premio Nobel de Economía en 1978 por sus trabajos sobre la teoría de toma de decisiones, como el mismo Simon recuerda en un capítulo de su biografía a la gravitación de Borges en su obra.
Para Simon, el laberinto es metáfora de la vida. En consecuencia, la resolución de problemas supone “la búsqueda a través de un vasto laberinto de posibilidades” señaló en su libro “Borges y la física cuántica” Alberto Rojo.
Dicho lo cual, queda claro que la empatía del ser humano se desarrolla con la lectura y su aplicación no tiene límites, hasta el punto de poder catapultar la carrera al Premio Nobel.
“Con la lectura uno adquiere la posibilidad de conocer al mundo por medio de las palabras y en mi caso particular, como he leído tanto, a veces me acuerdo de palabras que no era consciente que conocía por el uso”, afirmó Piedad Bonnett alentando a la vez a los padres de familia a ser mentores de sus hijos en el hábito de la lectura.
LO QUE NO TIENE NOMBRE
Bonnett viene de visita al Paraguay por primera vez, y el día de ayer disertó en el Museo de Arte Sacro de Asunción de la mano de la embajada de Colombia en Paraguay y la Fundación Nicolás Darío Latourrette Bo.
“Mi último libro habla sobre una experiencia de mi propia vida, el suicidio de mi hijo Daniel Segura Bonnett.
Por eso está escrito como una narrativa, de fácil lectura y sin vueltas para que sea lo más entendible posible”, indicó la escritora colombiana.
“Perder a un hijo efectivamente es algo que no tiene nombre, es lo único que no tiene nombre en ninguna lengua del mundo ya que cuando perdemos a nuestros padres quedamos huérfanos pero cuando los padres perdemos a un hijo es algo simplemente indescriptible con palabras”, explicó Bonnett.
“Mi hijo padecía cierta dolencia psicológica pero era un chico brillante, de hecho se encontraba realizandosus estudios universitarios en la Columbia University de Nueva York cuando ocurrió la tragedia”, recordó la poetisa.
“Plasmé todo lo que siento al respecto en este libro que ya es parte de mi extenso recorrido literario, porque además soy periodista y columnista. No quiero encasillarme en el tema pero ya estoy pensando en otro libro, esta vez me gustaría escribir una novela y dar rienda suelta a mi imaginación”, manifestó airosa Bonnett.
La lectura te abre la mente a un mundo de posibilidades que pueden ayudarte en las más serias crisis y por ende tiene diversas aplicaciones, no sólo lúdicas en el caso de las novelas, poesías y demás obras de estética. De hecho la autora también tiene un libro, una autografía, que ella llama falsa, bajo el título “El prestigio de la belleza”.
OBRAS (RESUMEN)
Piedad Bonett ha publicado ocho libros de poemas: De círculo y ceniza, Nadie en casa, El hilo de los días, Ese animal triste, Todos los amantes son guerreros Tretas del débil, Las herencias, y Explicaciones no pedidas.
Piedad Bonnett es autora de cuatro novelas, Después de todo (2001), Para otros es elcielo (2004), Siempre fue invierno (2007) y El prestigio de la belleza (2010), y unas memorias sobre la muerte de su hijo, Lo que no tiene nombre (2013) obras todas ellas publicadas por Editorial Alfaguara.
También ha escrito cinco obras de teatro: Gato por liebre, Que muerde el aire afuera, Sanseacabó, Se arrienda pieza, y Algún día nos iremos, montadas por el Teatro Libre bajo la dirección de Ricardo Camacho. Este grupo utilizó también su versión en verso de Noche de epifanía de Shakespeare para uno de sus montajes. Una traducción suya de la misma obra hace parte de la Colección “Shakespeare por escritores” de Editorial Norma (1999-2.000) Su traducción de El cuervo, de Edgar Allan Poe, fue publicada por El Ancora Editores en 1994.
RECONOCIMIENTOS
Con el primero de sus libros, De círculo y ceniza, recibió mención de honor en el Concurso Hispanoamericano de Poesía Octavio Paz, (Festival de Arte de Cali, Cali, Colombia). Con El hilo de los días ganó el Premio Nacional de Poesía otorgado por el Instituto Colombiano de Cultura, Colcultura, en 1994 y con Explicaciones no pedidas el Premio Casa de América de poesía americana 2011 (Madrid).
En el XIV Encuentro de Poetas del Mundo Latino, que tuvo lugar en Ciudad de México y Aguascalientes entre el 25 y el 31 de octubre de 2012, le fue otorgado el premio de poesía Poetas del Mundo Latino Víctor Sandoval 2012 por su aporte a la lengua castellana.
Ha representado a Colombia en numerosos encuentros de poesía Granada (España), Córdoba (España), Morelia (México) Rosario (Argentina) y Medellín (Colombia), entre muchos otros, y en encuentros literarios como el Festival de Literatura de Berlín y el Hay Festival de Segovia.
Poemas suyos han sido traducidos al italiano, al inglés, al francés, al sueco, al griego y al portugués.

También podría gustarte