Petrobras acepta discutir políticas de precios

Valor
Brasil

Petrobras señaló al gobierno que acepta rediscutir la política de reajuste diario de la gasolina y alargar la periodicidad de los cambios de precios del combustible al consumidor, según fuentes del gobierno. Las condiciones, sin embargo, son que la empresa no pierda el lastre del precio practicado internamente con relación al precio internacional y también que ella sea protegida contra la importación en los períodos en que el precio del mercado externo esté por debajo del vigente en Brasil.

La idea es que un eventual cambio sea hecho siempre que se asegure que no habrá perjuicios para la empresa, por lo que esas condiciones están siendo colocadas. Una política de menor volatilidad podría ayudar a disminuir la temperatura de la crisis política que se instaló hace dos semanas a partir de la huelga de los camioneros y que culminó en la salida de Pedro Parente del mando de la estatal petrolera el pasado viernes.

Después del anuncio de la dimisión de Parente, cuyo momento sorprendió gran parte del gobierno, las acciones de la estatal cayeron en el mercado. Ante la turbulencia, el Palacio de Planalto acabó anunciando el viernes el nombre de Iván Monteiro, que era director financiero y de relaciones con inversores de la empresa, para sustituir a Parente. E hizo un discurso de que la política de la compañía no sería alterada. Vale recordar que una de las banderas de este gobierno es haber mejorado la rentabilidad de empresas públicas.

En este año, la estatal ya hizo cambios en las políticas de reajustes del gas de cocina, en enero, cuando pasó a tener periodicidad trimestral, y en el diésel, medida anunciada la semana pasada como parte del acuerdo con los camioneros en huelga. En ese insumo, los reajustes pasaron a ser mensuales, después del período de congelación de 60 días, conforme con el subsidio de R $ 0,46 por litro de diésel. Un cambio en la periodicidad de reajustes de la gasolina, desde que preservados los pilares defendidos por la actual directiva, no significaría practicar una política de congelación de precios.

También podría gustarte