5 minutos de razón

Bajo ningún motivo el país puede en el futuro, depender de buques de bandera extranjera.

Francisco Peroni 
Abogado especializado en Derecho Marítimo y Fluvial

Bien es sabido, que la libertad de naveg­ación de los ríos internacionales constituye un principio internacional proclamado por el Paraguay desde los inicios de su independencia. En 1812 la Junta Superior Gubernativa en el Paraguay hizo suyo ese principio frente a las trabas impuestas para la navegación de los ríos internacionales.

Los ríos, por donde nuestro país comercia con el mundo son una “autopista fluvi­al” natural, para el desarrollo del país, pero su facilidad de navegación poco ha cambiado en los últimos 200 años.

Los ríos, por sí solos no son un factor estratégico, lo que lo convierten en un medio de conectividad estratégica son los buques que navegan, moviendo cargas de importación y exportación a nuestro país.

Debemos por ello cambiar el rumbo que últimamente se ha reglamentado, para la incorporación de embarcaciones, el mismo sin duda se debe formalizar, pero se debe realizar adoptando procesos que faciliten la incorporación de embarcaciones más allá de su origen, la modalidad de incorpo­ración y el tiempo de abanderamiento.

Tomemos como ejemplo países como Panamá, donde también la navegación y la incorporación de buques a su bandera es estratégica para potenciar el canal. Es por tanto imperioso, agilizar y flexibilizar, los registros, la inscripción de hipotecas, contratos de leasing e importación, potenciando de esta manera una flota estratégica que mantenga la conectividad de nuestro país en el comercio con el mundo.

Bajo ningún motivo el país puede en el futuro, depender de buques de bandera extranjera, así ya lo entendió Carlos A. Lopez y por tanto, no debemos condicionar a mantener la tercera flota fluvial del mundo, a otros intereses que no sean mantener el más importante y natural medio de conectividad e independencia de nuestro país al manejar su carga en forma libre y a su exclusiva voluntad. No hacen falta más de 5 minutos de razón para comprender esto.

 

También podría gustarte