China vs China

Una vez más, la política divide.

Por Lauro Ramírez López
Socio Club de Ejecutivos

 

La reciente suspensión de los Juegos Olímpicos Juveniles de Asia Oriental 2019 por el Comité Olímpico de Asia Oriental marca un nuevo hito en esa compe­tencia desigual entre las dos Chinas.

Esta especie de torneo macabro entre Da­vid y Goliat, al que el mundo asiste impávi­do, tuvo también otro capítulo reciente cuando El Salvador resolvió establecer relaciones diplomáticas con China Popu­lar, dejando de lado su apoyo a Taiwán.

Si los taiwaneses se reconocen chinos al igual que los habitantes del conti­nente, el mundo asiste a una confront­ación asombrosa entre integrantes de la misma nación, pero separados por distintos regímenes políticos. Una vez más, la política divide.

No sabemos cómo culminará este agobio mundial, pero sabemos que los intereses económicos son los que mueven los intereses políticos. Taiwán ha conseguido crecer a ritmos asombrosos y estar a la vanguardia en su propio desarrollo. Si hoy está entre las 10 economías más importantes del mundo no debe ser porque los taiwaneses se pasaron repartiéndose negociados entre sus políticos y enriqueciendo a un puñado de familias en las últimas décadas, sino porque tiene todas las características de un país independiente y serio.

Al igual que en el resto del mundo, también en estas latitudes se siente la presión de la China continental, traducida en gigantescas inversiones prometidas en distintos ámbitos. Esa misma presión que llevó al Comité Olímpico de Asia Oriental a suspender los Juegos Olímpicos Juveniles.

Un hostigamiento que esperemos se supere definitivamente en algún mo­mento, y al igual que las dos Coreas –aunque sean realidades distintas-, los chinos a ambos lados del estrecho de Formosa se abracen y crezcan juntos, respetando sus diferencias.

También podría gustarte