Participación del sector privado en infraestructura: ¿opción o una necesidad?

Por Nestor Loizaga
Socio – Ferrere

 

Los esquemas de obra pública con participación del sector privado están incrementando exponencialmente en América Latina, especialmente en países como Colombia y Perú. A la fecha, se estima que esa participación llega a una cifra cercana a los valuados en US$ 550,000,000,000. La participación del sector privado se está dando mediante esquemas similares al de la Ley 5074 o mediante asociaciones públicas privadas (APP). La deficiencia en infraestructura es un obstáculo importante al crecimiento de países en desarrollo como Paraguay. Debido a las cifras necesarias para ejecutar dichas inversiones, constituyen un impedimento importante para cualquier país a pesar de las buenas intenciones del gobierno.

Paraguay ha iniciado con un gran acierto el proceso para utilizar las herramientas necesarias para proyectos bajo Ley 5074 o APP despertando interés en el mercado internacional. No obstante, como cualquier proceso, tiene una curva de aprendizaje que permite mejorar la estructura de los procesos con el fin de atraer más interesados en participar tanto de la obra como del financiamiento.

Los riesgos legales y regulatorios deben ser atendidos y pueden ser mitigados mediante el fortalecimiento del marco normativo, los pliegos, y los contratos para hacer frente a las fallas del mercado, incentivar el riesgo compartido y regular de forma consistente, todas estas acciones que tranquilizan a los inversionistas. Los países están estableciendo agencias gubernamentales y unidades con experiencia para supervisar las APP. Los servicios de asesoría a los gobiernos pueden fortalecer aún más las instituciones, sus reguladores y sus mecanismos de supervisión, así como la programación de proyectos a largo plazo.

A continuación detallamos algunos de los riesgos que deben ser atendidos para mejorar la participación del sector privado.

  1. PREPARACIÓN DE LOS PROYECTOS

La creación de capacidad, combinada con los incentivos adecuados, puede mitigar el riesgo de preparación de un proyecto. Esto puede optimizar la eficiencia de los proyectos, su predicibilidad, y su atractivo. La asistencia técnica por especialistas con experiencia real (no teórica) puede apoyar planes de inversión de proyectos y compartir conocimientos con funcionarios públicos de la Secretaría Técnica de Planificación, el Ministerio de Obras Públicas. Ministerio de Hacienda, ANDE, el IPS y otras dependencias del Estado que promuevan y puedan beneficiarse con proyectos bajo APP o Ley 5074. Por ejemplo, apoyar la planificación de inversiones puede alinear el desarrollo de APP con contribuciones determinadas a nivel nacional, generando proyectos más sostenibles. El asesoramiento también permite a la administración pública determinar los modelos óptimos de prestación de servicios mediante evaluaciones preciocalidad, a fin de asegurarse de que cada activo aporte valor a las instituciones públicas, a los inversores, y en definitiva a los usuarios finales.

  1. TIPO DE CAMBIO

La mayoría de las APP, salvo ciertos sectores como el sector energético donde se financian normalmente en dólares, están denominadas en gran parte en moneda local. Consideramos que para el éxito de una APP, evitar el riesgo del tipo de cambio es muy importante. No obstante, el gobierno está limitado en la cantidad de dólares que pueden garantizar. La movilización de la moneda local permite a los prestatarios locales reembolsar en la moneda que están generando flujo de caja, evitando desajustes. El riesgo cambiario puede ser mitigado a través de los inversores creando tesorerías locales que permitan emitir deuda en la moneda local, lo cual contribuye a desarrollar el mercado bursátil. Hay varios ejemplos de estos en la región. Adicionalmente se pueden proporcionar garantías en moneda local proyecto por proyecto.

  1. RIESGO DE CONSTRUCCIÓN

El riesgo de construcción, como ya se ha visto con obras recientes, incluye expropiación, exposiciones geológicas/climáticas y pérdidas adicionales durante la fase de construcción. Los inversionistas prefieren participar en las APP una vez que la construcción se haya completado. Sin embargo, los proyectos pueden disminuir su riesgo por medio de facilidades de liquidez, financiamiento mixto, deuda subordinada y garantías de finalización que cubren el riesgo de construcción y, hasta los primeros 24 meses de operación, pueden brindar mayor comodidad e incentivar la entrada anticipada de las APP. Es clave que los pliegos incluyan derechos de cobro y permitan mecanismos que puedan ser utilizadas para ofrecer a los inversores determinadas garantías durante la fase de construcción.

En la medida que las figuras de APP y 5074 crezcan en el Paraguay, será necesaria la implementación de soluciones para optimizar la “bancarización” de esos proyectos con el fin de movilizar fuentes de financiamiento distintas a las multilaterales y agencias de cooperación de los estados. El impulso que vemos en las APP en la región y otros proyectos con estructuras similares a la 5074 nos hace creer que su utilización sin duda traerá beneficios al Paraguay, a las empresas privadas y los ciudadanos. Tampoco debe descartarse las opciones que tienen empresas del estado como la ANDE, con un enorme potencial de financiarse en el mercado local o internacional mediante la emisión de notas o bonos garantizados con los flujos que recibe del pago de sus usuarios. Una estimación realizada en el año 2007 por Merryl Linch estimada que la ANDE tenía la capacidad de captar en el mercado internacional cerca de USD 2,000,000,000.

También podría gustarte