Una manera divertida de hacer ejercicios

Gran apuesta de dos hermanas amantes de la vida sana y activa

Camila Casariego Tato

[email protected]

La vida saludable y el sueño de crear algo nuevo y divertido, siempre llamó la aten­ción de dos hermanas, quie­nes interesadas en transmitir a las personas la importancia de mantenerse saludables, crearon un negocio en con­junto que ofrece un servicio innovador en el mundo de la actividad física.

Hablamos de Antonella y Valentina Silvera Achón, quienes en un viaje de vacaciones a São Paulo, realizaron coincidente­mente una clase de Indoor Cycling en un estudio que quedaba a cuadras del hotel en donde se hospe­daban. “Luego de salir de la clase nos miramos y diji­mos al mismo tiempo que teníamos que llevar esto a Paraguay, y fue así como empezó nuestra investi­gación sobre esta modali­dad”, comentaron.

Luego de este golpe de idea, dieron vida a Bikers Club, un grupo cuya misión es vol­verse un lugar de conexión con uno mismo realizando ejercicio físico de una manera divertida y con buena música. Poseen una plataforma por el cual el alumno mismo admi­nistra sus créditos y puede reservar desde su teléfono celular los días para asistir a las clases y los horarios que el cliente tenga disponible. Cada usuario puede darle dia­riamente seguimiento a sus rendimientos por cada clase, (calorías quemadas, distancia recorrida, potencia generada y promedio de cadencia) para poder verificar y mejorar su progreso. “Creemos que este avance tecnológico que ofre­cemos es una gran fortaleza para nuestros clientes”, ase­guraron.

La inversión de Antonella y Valentina para poner en mar­cha esta idea, -entre bicicletas estáticas, los profesionales involucrados y demás gastos necesarios- fue de aproxima­damente US$ 75 mil.

Bikers Club está funcionando actualmente en ND Wellness Center y los packs más vendi­dos son el “Popu” de 8 clases por mes por Gs. 280 mil y el “Bikers” de 12 clases por mes por Gs. 360 mil.

“Nos tocó lanzarnos a esta locura de emprender a una edad bastante temprana, pero estamos muy felices de ha­berlo logrado. Es una batalla diaria, ya que el negocio pasa a ser como si fuera nuestro bebé y lo cuidamos como tal. Invitamos a las personas que tienen ganas de hacer algo propio a que se lancen; no hay nada más satisfactorio que ver tus ideas en algo tangible y real”, culminaron las herma­nas.

También podría gustarte