Acusando al abdismo de persecución, McLeod renuncia a la intendencia

La intendenta de Ciudad del Este, Sandra McLeod de Zacarías anunció su renuncia al cargo de intendenta de la ciudad. La decisión se oficializó en el acto de plenaria del movimiento Honor Colorado del día de ayer realizado en el Centro de Convenciones de la Conmebol.
“Voy dar un paso al costado, pero hay algo único de lo que no voy a ser cómplice en mi vida, de muertes de hermanos paraguayos en la lucha enfrentada, cuando hoy la gente alienta a que suceda”, expresó la jefa comunal.
McLeod criticó el procedimiento que se tuvo para el pedido de intervención, y que no tuvieron en cuenta los dictámenes de las instituciones encargadas del control, como la Contraloría General de la República.
Por otro lado, mencionó que la intervención es una persecución política que es incentivada por un sector, y brindó su apoyo a otros intendentes que son del movimiento que también están en proceso de intervención.
En el mismo sentido, el presidente de la Asociación Nacional Republicana, Pedro Alliana, indicó que quieren respeto a las instituciones a las autoridades electas, “cuando vamos a intervenir a las intendencias municipales o gobernaciones, que tengamos por lo menos un dictamen de las instituciones que deben de controlar, como la Contraloría General de la República y sin ningún problema estaremos acompañando”.
Luego aprovechó Alliana, para resaltar la gestión de la actual intendencia de la Municipalidad de Asunción, “¿Y la denuncia de corrupción en la Municipalidad de Asunción?¿Y los robos en los estacionamientos?¿Y los baches de la ciudad de Asunción que se iban a solucionar en 100 días?¿Y las denuncias de quemas de archivos en la municipalidades de Encarnación y otros municipios que no están en manos de colorados?”, agregó el presidente colorado.
La renuncia se da ante el pedido de intervención que la Cámara de Diputados debe de analizar el día de hoy en una sesión extraordinaria a las 9hs.
Mientras la Junta Municipal, tiene en sus manos aceptar o rechazar la renuncia de McLeod.

También podría gustarte