El seguro y las calificadoras de riesgo

Solemos escuchar con frecuencia el término “Calificadora de Riesgos” especialmente en el ámbito financiero. Las Calificadoras de Riesgos, son sociedades anónimas que están autorizadas y controladas por la Comisión Nacional de Valores (CNV) y que tienen por objeto exclusivo la calificación de riesgo referidas a bancos, financieras, seguros, cooperativas, empresas emisoras de títulos de deudas y títulos accionarios, y en general, todo título valor de oferta pública  o privada, representativo de deuda o capital, cuotas de fondos de inversión y cuotas de fondos mutuos.

En el año 2009 el Congreso Nacional promulgó la Ley Nº 3899/09 que regula a las Sociedades Calificadoras  de Riesgo, deroga la Ley N º 1056/97, modifica el artículo 106 de la Ley Nº 861/96 “General de Bancos, Financieras y otras Entidades de Crédito” y el inciso d) del artículo 61 de la Ley Nº 827 /96 “De Seguros”, que queda redactado de la siguiente manera: “…d) publicar los principales indicadores de la situación financiera de las empresas de seguro en forma bimestral en dos diarios de gran circulación de la capital…”

Por Resolución 1258/2010 de la Comisión Nacional de Valores (CNV) “Aprueba categorías de calificación para compañías de seguros a propuesta de la Superintendencia de Seguros y amplia la Resolución CNV Nº 1254/10” y establece las categorías de AAA, AA, A, BBB,BB,B,C,D y E  y en las categorías señaladas precedentemente se antepondrá el prefijo “py” para distinguir las calificaciones a escala nacional. Para las categorías de riesgo entre AA y B podrán utilizarse las nomenclaturas (+) y (-) para indicar las tendencias dentro de las principales categorías de calificación, esto quedo refrendada por la Circular SS.SG. N° 008/11 de la Superintendencia de Seguros  expresando que “…como elemento dinámico, la utilización de las nomenclaturas (+) y () es una opción que pueden utilizar las Calificadoras de Riesgos, a modo de establecer sub-categorías, para otorgar una mayor graduación en las posiciones relativas de riesgos en base a información pasada de corto plazo (backward) para las categorías entre AA y B…”

En tanto la Superintendencia de Seguros por Resolución SS. SG Nº 012/10 reglamenta la forma, periodicidad, alcance y excepciones de las publicaciones de calificación de las empresas de seguros que es incorporada a su vez por la Comisión Nacional de Valores (CNV) a través de su Resolución Nº 1.254/10, estableciendo principalmente que las calificaciones de las empresas de seguros y reaseguros deberán efectuarse anualmente como mínimo, con corte al 30 de junio y su publicación se efectuará conjuntamente con la de los Estados Financieros de cierre de ejercicio, en tanto las publicaciones de las calificaciones deberán ilustrar el universo total de categorías y sub-categorías de posible ubicación, así como los criterios de interpretación que reflejan cada una de ellas y que las entidades calificadoras deberán considerar las normas legales y reglamentarias vigentes para el sistema asegurador paraguayo, en especial, las que guardan relación a la idoneidad y solvencia de las aseguradoras entre otras restricciones.

Por  Circular 40/11 de la Superintendencia de Seguros, el plazo para la contratación de servicios de calificadoras quedo establecido en 180 días antes del inicio del ejercicio sujeto a calificación; sustentada en que las firmas Calificadoras deben efectuar la calificación al inicio del contrato y realizar su seguimiento hasta el fin del ejercicio y de surgir variación respecto a la calificación inicial, esta última es la que debe ser publicada conforme la reglamentación.

En cuanto a la rotación de la Calificadora, el Banco Central del Paraguay por Resolución Nro. 3, Acta 74 del 28 de octubre de 2014 estableció que las Sociedades Calificadoras de Riesgos no podrán prestar servicio de calificación a una misma entidad bancaria, financiera o de seguros, por un periodo superior a 6 (seis) periodos consecutivos, pudiendo ser nuevamente contratada luego de transcurrido 2 (dos) años.

Finalmente, las Calificadoras basan su criterio en una evaluación cuantitativa y cualitativa de la solvencia de una determinada entidad y su capacidad para hacer frente a sus obligaciones en el corto, mediano y largo plazos. Desempeñan un rol importante para la sociedad y el usuario consumidor a fin de tener un panorama  claro de la situación patrimonial de la entidad calificada.

También podría gustarte