Atracción de talento y atracción de clientes

Benito Barros Muñoz

INGENIERO COMERCIAL

[email protected]

Un elemento relevante en el desarrollo de las organizaciones, corresponde al desarrollo de actividades en el marco de la transparencia del manejo de los recursos y de los resultados alcanzados. La transparencia es la base de la confianza para todos los grupos de interés vinculados con la organización.

Hasta la fecha nos hemos preocupado por la implementación de un buen concepto y procedimiento de control, en donde aparecen elementos de fiscalización, auditoría, seguimiento, medición, chequeo, etc. Sin embargo la tendencia moderna de las organizaciones es focalizar el control de gestión como “Toda acción correctiva, que a partir de la comparación de estándares de actuación deseada y procesos de medición efectivos, permite la identificación y minimización de las brechas, para aplicación de mejoras continuas en procesos y de esa manera optimizar los resultados”. Esta definición nos invita a evaluar una serie de componentes relevantes:

a. El sistema de Control de Gestión está referido a toda acción correctiva, Es decir que el principio subyacente del control, está referido a acciones ejecutivas, que los miembros de una organización deben ser capaces de aplicar, para el logro de resultados notables en el tiempo. No es esperar a los resultados, es provocar que los resultados se alcancen con una dinámica permanente de todos los colaboradores, liderados por equipos de profesionales altamente proactivos.

b. En segundo lugar, el proceso de control requiere de la definición ex ante, de estándares de actuación deseada. Lo que no se puede medir, no se puede lograr. Un estándar es la base cuantitativa de un indicador, y la tarea de establecer indicadores y estándares, recae en la formalización del presupuesto. Por lo tanto, si deseamos establecer mecanismos de control efectivo, es absolutamente imprescindible, la definición de un buen sistema presupuestario en todas las áreas de la organización, a saber: ventas, compras, gastos, remuneraciones, cobranzas, financiamiento, etc. El plazo de un buen sistema presupuestario, corresponde a la base de un año, sin embargo, cada indicador debe desagregarse en períodos de tiempo relevantes y acordes a la naturaleza de dicho indicador, siendo lo ideas, manejar períodos mensuales. De esta forma, las organizacio
nes van a tener una matriz de seguimiento mensual, con cifras pre-establecidas, formalizadas y comunicadas a todos los grupos de interés.

c. Para que un proceso de control de gestión sea efectivo, es necesario contar con un proceso de seguimiento y herramientas de medición, que entreguen información confiable, oportuna y relevante para la toma de decisiones. En este marco, es fundamental contar en las empresas con unidades de análisis institucional y sistemas de información, que permitan conocer los resultados relevantes, en el momento en que estos se producen. Sin desfases de tiempo, y con la certeza de que los datos son de alta confiablidad. Procesos de auditoría interna, evaluación de estados contables y financieros, reporte de ventas, seguimiento de cobranzas, nómina de remuneraciones, niveles de productividad, gestión de centros de responsabilidad, etc.

d. Una vez conocidos y detectados los resultados alcanzados en el período de tiempo definido en el seguimiento presupuestario (por ejemplo cada mes), es necesario contar con un equipo de analistas que sean capaces de comparar los estándares pre-definidos, con los resultados obtenidos. En ese momento clave del proceso de control, es necesario definir la existencia de brechas y explicar las causas de dichas
brechas, sean estas positivas o negativas. La disposición crítica de este proceso, es la base del crecimiento organizacional, ya que un análisis adecuado, debe invitar a sugerir ajustes, cambios y medidas correctivas, para que en el siguiente período de seguimiento, la organización vaya alcanzando o reforzando los estándares definidos. De esta forma, paulatinamente, las brechas tienden a desaparecer. Se genera una retroalimentación permanente, y la necesidad de ir ajustando los estándares para los años siguientes, y de esa manera, proyectar un crecimiento periódico y un mejoramiento continuo en todas las áreas y actividades de la empresa.

e. La aplicación de mejoras continuas, es resorte del poder decisional de la alta dirección. Este proceso debe obedecer a un marco racional de análisis de la relación costo-beneficio de la implementación de las medidas correctivas sugeridas. Muchas veces, el análisis va más allá de una comparación económica, hay veces en que factores de política interna o de una mirada estratégica, pueden conducir a aplicar medidas que en el corto plazo no resultan atractivas ni rentables. Esta temática deja fuera el conformismo, y establece la necesidad de alcanzar notables resultados, a partir de un cambio de mentalidad de crecimiento y mejoramiento permanente en todas las personas, tareas, actividades, procesos y sistemas de una organización.

La pregunta que surge de inmediato es si el proceso de control de gestión es aplicable a todo tipo de organizaciones. La respuesta es contundente y afirmativa. No hay limitaciones de tamaño, una empresa familiar, con la disciplina y la disposición necesaria, puede aplicar un proceso efectivo de control de gestión, así como grandes multinacionales. Se requiere de contar con los conocimientos básicos necesarios, la aplicación de un sistema de gestión de calidad, un personal proactivo, comprometido, crítico y constructivo, así como herramientas de información que permitan manejar las cifras y resultados en la forma más confiable y oportuna posible. Las empresas que permanecen en el tiempo, las que crecen y las que alcanzan altos índices de crecimiento, son aquellas que manejan una información que refleje con toda propiedad, la realidad económica y financiera de la marcha del negocio.

También podría gustarte