El seguro de caución

Por Guillermo Fronciani
Abogado

 

El seguro de caución,  constituye una verdadera fianza instrumentado en una póliza de seguros, no obstante su principal distinción es que el deudor es el tomador del seguro en beneficio del acreedor que pasa a ser el asegurado respondiendo el asegurador ante el incumplimiento del tomador a sus obligaciones derivadas del contrato suscripto con el asegurado (acreedor), sin necesidad de una previa interpelación o acción judicial, contra los bienes del tomador (deudor)

Lo más parecido a su figura es el aval  bancario, sin embargo, este, requiere de una capacidad crediticia del avalado que muchas veces no resulta posible con la dinámica que se presenta en el comercio en general.  Surge así el seguro de caución como un paliativo de estos problemas. Se perfecciona en una póliza donde la Compañía cobra una “prima” o precio del servicio, garantizando un contrato con un tercero que pasa a ser el “interés asegurable” y por ende un “riesgo” de que dicho contrato se cumpla o no, lo que lleva al advenimiento del siniestro.

Aun con sus particularidades el seguro de caución aparece más como un subsidiario y accesorio al contrato de obra o servicio que garantiza el tomador o deudor y sigue su suerte. Esta es la característica que lo une más a la figura de la fianza, confundiéndose en muchos aspectos. El que contrata es el tomador y no el asegurado como en un seguro típico pero el beneficio lo lleva el asegurado en caso del incumplimiento del tomador.

Entre los principales tipos de seguros de caución tenemos: a) El seguro de mantenimiento de oferta: Esta póliza garantiza al Comitente que el oferente mantendrá la propuesta (oferta) tal como la presento y en caso de resultar adjudicatario se presentara a firmar el contrato, en cuya oportunidad reemplazara esta póliza por una garantía de Ejecución de Contrato. b) El seguro de Fiel Cumplimiento de Contrato: Esta póliza garantiza al Comitente el cumplimiento de las obligaciones que el contrato impone al adjudicatario (tomador). Hasta la recepción provisoria o definitiva de la obra o servicio. c) El seguro de Anticipo Financiero: Esta póliza garantiza que la suma anticipada por el Comitente al adjudicatario tenga como fin especifico la construcción de la obra o la realización del servicio. Se ira desafectando conforme los certificados de obra que se emitan. d) El seguro de Sustitución de Fondos de reparo: Esta póliza garantiza los defectos de la obra o la mala calidad de los materiales empleados (vicios ocultos)  del contrato adjudicado. e) El seguro de Garantías Aduaneras: Esta póliza colabora en el régimen de admisión temporaria y garantiza al Estado el cobro del tributo que gravan la importación o la exportación y el libramiento de la mercadería depende de este tipo de garantía formando parte del circuito aduanero. f) El seguro de Desempeño Profesional. Esta póliza garantiza al asegurado el cumplimiento de la actividad o profesión de que se trate de acuerdo a las normas legales y reglamentarias vigentes. Están generalmente afectados a este tipo de seguros las Agencias de Turismo, Agentes de Seguros, Despachantes, siendo muy amplio su campo de aplicación.

Finalmente,  contrato de seguro de caución como vemos es pues muy especial, no es precisamente una fianza pues se enmarca dentro del ámbito del seguro pero también es contrato atípico de seguros ya que conlleva aptitudes y modalidades que le son propias y lo distinguen del resto de los seguros. Su aplicación es de trascendental importancia para el desarrollo del comercio, la industria y los servicios.

También podría gustarte