Palabras para nuestro diccionario 2019

Por Stephanie Hoeckle
[email protected]

 

Dando vueltas por un shopping, en busca de los regalos navideños, quedé prendada de la amplia oferta de agendas que ofrecía una conocida librería para el 2019. Además del atractivo diseño, lo que más me llamó la atención fue la cantidad de palabras y frases alentadoras que incluían, como para que al utilizarlas encontremos una que nos sirva para enfrentar cada hora, día y mes del nuevo año con actitud positiva.

El valor de las palabras radica en su impacto: inciden en nuestros pensamientos, sentimientos, estado de ánimo y en nuestras acciones, para bien y para mal. Tienen un poder al que no siempre le damos la importancia que se merece. Basta con detenerse a pensar en nuestro vocabulario cotidiano para darnos cuenta de que es muy limitado. De las casi cien mil palabras que tiene el Diccionario de la Lengua Española dicen que utilizamos solo entre trescientas y quinientas.

Creo que estas agendas me han sido inspiradoras para reflexionar sobre algunos términos y rescatarlos para tenerlos presentes en mi vocabulario 2019. ¿Qué podés sumar vos a este mini diccionario?

Adelante: Problemas los tenemos todos siempre, aunque a veces hay situaciones que nos ahogan y nos paralizan al punto de plantearnos si podremos continuar. Mark Twain tenía una frase para eso: “El secreto para salir adelante es comenzar”. Aprendamos de lo malo, agradezcamos lo bueno y adquiramos la confianza necesaria para seguir. Cada uno encuentra su estrategia. Me enseñaron, por ejemplo, que cuando el problema es enorme, ayuda dividirlo en pequeñas partes para ir resolviéndolo de a poco.

Agradecer: No es solo un acto de cortesía: reconocer que recibimos o logramos un beneficio atrae lo positivo y la abundancia. Es también una manera de valorar lo que los demás hacen por nosotros. Cuando tenemos algún problema o dolor, una actitud de gratitud por las otras cosas buenas que sí nos suceden ayuda a cambiar de perspectiva. No voy a olvidar la vez que falleció un ser querido y alguien me dijo: «Qué bueno que hayas podido disfrutar a su lado todos estos años, estarás muy agradecida». Y tenía razón.

Ahorro: Por lo general esperamos a tener ingresos extras para realizar algún tipo de ahorro. Por el contrario, la mejor manera de reservar algo de dinero para alguna meta que nos propongamos es sacrificando algo de nuestro consumo superfluo, lo que implica reducir gastos. Adquirir el hábito de ahorrar es difícil al principio, aunque en la medida que vamos viendo resultados nos sentimos motivados a continuar por la misma senda. ¿Lo hacemos en el 2019?

Encuentros: Relacionarnos con los demás no es fácil, pero de ese vínculo con las personas surgen infinitos aprendizajes. Invirtamos en aquellos encuentros que nos hacen bien. Para algunos podrá ser un encuentro con Dios, para otros, con la familia y los amigos. Y a no olvidarse de esa persona que necesita que la quieras, la cuides y la aceptes como es: vos misma.

Flexibilidad: Así como hacemos estiramientos con el cuerpo para ganar flexibilidad, apliquemos eso a nuestra vida, ya que las personas con actitudes flexibles, aquellas que se adaptan y se muestran abiertas a los cambios, son más felices que las que se mantienen inflexibles. Más que obstáculos, encontremos oportunidades en este año que se inicia.

Relax: Se vienen las vacaciones y es el momento ideal para desenchufarnos de las actividades laborales o estudiantiles, aunque esta palabra debería perdurar todo el año, porque invertir en actividades de ocio saludables es garantía de calidad de vida: mejoramos el estado de ánimo e interactuamos con otras personas. También se habla del ocio como una virtud para el trabajo, ya que muchas buenas ideas e innovaciones surgen en ese tiempo libre que nos tomamos para ir al cine, practicar un deporte, viajar, leer o compartir un momento con los amigos.

Perdonar: Despojarse de los rencores hacia la gente que nos hizo algún daño es difícil, ¡pero tan liberador! Eso no quiere decir que debamos reconciliarnos, olvidar lo ocurrido o dejar de reclamar algo injusto. Perdonar es más bien el proceso que nos lleva a sacarnos de encima las emociones negativas que tanto lastiman hasta alcanzar la paz con nosotras mismas.

Planificar: ¿Qué queremos lograr este año? ¿Cuáles son las ventajas y los obstáculos que enfrentamos? ¿Qué acciones pondremos en marcha para alcanzar nuestras metas? Aunque siempre tengamos imprevistos, manejarse con una cierta rutina o guía ayudará a aprovechar el tiempo y las oportunidades para acercarnos a nuestro objetivo, tanto en la vida personal como en el trabajo.

Salud: Es una palabra muy presente, en teoría, pero vayamos a la práctica: ¿Ya cumpliste con tu chequeo médico? ¿Hay algún examen que venís postergando por miedo o pereza? Tener una vida en mejores condiciones físicas y mentales es clave para todo: trabajar, estudiar, crecer, alcanzar metas… Cuidemos nuestro cuerpo con una buena alimentación y ejercicios físicos regulares, sin olvidar la salud de la mente que pide a gritos menos estrés y más tranquilidad.

Estoy considerando ir nuevamente a la tienda a comprarme la más hermosas de las agendas y anotar en ella, antes de que comience el 2019, las frases o palabras que me inspirarán en los próximos doce meses. ¿Te animás a hacer lo mismo?

También podría gustarte