Mala cosecha de soja impactaría en casi 1% del PIB

A raíz de la constante  la inestabilidad en el clima al finales del año pasado,  el campo quedó en jaque ya, que productores estiman que más del 50% de la producción de soja tempranera fue afectada.

Esta situación impactaría  en casi 1% del crecimiento estimado para  el producto interno bruto (PIB) este año, según un informe elaborado por economista Manuel Ferreira, de la consultora MF Economía. De acuerdo a lo observado en la evolución de los cultivos y lo relevado en ciertas zonas donde ya se está cosechando la soja, las pérdidas de rendimiento se encuentran entre el 10% y 12%, es decir, en alrededor de 1 millón de toneladas.

Con esta menor producción sojera, se espera que el impacto producto bruto sea de alrededor del 0,8%.

En setiembre, a inicios de la campaña 2018/19, se estimaban resultados similares al anterior, sin embargo, comenzó con algunos problemas climáticos.  En este sentido, parte de la soja sembrada de manera temprana atravesó en setiembre días de intensas lluvias.  En las semanas posteriores, las horas de sol por día no fueron suficientes. Estas condiciones afectaron a la soja temprana en momentos donde se requieren niveles específicos de humedad para obtener buenos rendimientos, impactando de esa manera en unas 2 millones de hectáreas. A éstas se podrían sumar ciertas zonas que habrían enfrentado altas temperaturas, lluvias escasas y desparejas en diciembre y lo que va de este enero, según el reporte.

Una mala cosecha de soja no solo afecta al sector agrícola, sino también tiene un efecto multiplicador en otros dentro de la economía como la industria, el comercio, las finanzas y el transporte. Si se considera solo el efecto en este último sector, un camión que transporta, por ejemplo, 27 toneladas de soja por viaje, con una merma de un millón de toneladas estaría perdiendo 37 mil fletes y a un precio de 23 dólares, llegaría a unos 23 millones de dólares menos, ejemplificó.

PRECIO

En tanto que al analizar la cotización de la soja, los precios estaban con una tendencia bajista por las buenas condiciones en Sudamérica hasta ese momento sumado a la Guerra Comercial desatada entre China y EEUU, pero no se descarta un cambio en la tendencia. En la actualidad está cotizando en Chicago en torno a los 339 dólares la tonelada (base mayo).

En la medida que se vayan actualizando las noticias desde Brasil y Argentina, el mercado internacional puede sostenerse en estos niveles. Sin embargo, todavía se espera un periodo de volatilidad climática en la región, con Brasil atravesando una sequía y donde aún no se puede cuantificar la magnitud de las pérdidas.

Mientras que en Argentina, las condiciones climáticas tampoco son las ideales, aunque la situación aún no es tan grave como en Brasil y el período crítico se verá más tarde.

De esta manera se observa que en la región el problema es similar, una combinación de lluvias insuficientes y de temperaturas muy elevadas. Aún queda por cosechar gran parte de la soja y es importante tener en cuenta que existen zonas que no fueron afectadas, donde se están obteniendo rendimientos similares a los de la campaña anterior.  Habrá que seguir de cerca la evolución de la cosecha, ya que los rendimientos que se obtengan serán determinantes para los resultados de la campaña y el impacto en la economía, finaliza el informe.k

También podría gustarte